Francis Scott Fitzgerald es uno de los más grandes narradores y novelitas norteamericanos del siglo XX, solo comparable en su época, a Ernest Hemingway, su gran amigo durante muchos años. A ambos les unieron la contemporaneidad y el hecho de que las más importantes novelas de ambos fueron llevadas al cine. En el caso de Fitzgerald, lo fueron todas sus conocidas obras, Suave es la noche (1934), A este lado del paraíso (1920), Los bellos y malditos (1922) y El Gran Gatsby (1925), película con una magistral interpretación de Robert Redford (1974); así como la última adaptación de 2013 de Baz Luhrmann, destacada por su estilo personal y la pasión interpretativa de Leonardo Di Caprio.

Este 21 de Diciembre se cumple el 80 aniversario de la muerte de Scott Fitzgerald, pues murió en esa misma fecha en Hollywood, en 1940. Había nacido en una pequeña población de Minnesota, cuatro años antes de que acabara el siglo XIX.

The Great Gatsby (2013)

Fue un autor prolífico, con gran éxito en vida, escritor de todo tipo de historias, desde grandes novelas a historias cortas y narraciones breves. Trabajo durante un tiempo como creativo y redactor publicitario y también fue empleado por los estudios de Hollywood (llegó a firmar uno de los mayores contratos como guionista para la Metro Goldwyn Mayer) alternando guiones y obras de creación propia en el género narrativo hasta que falleció, precisamente en la meca del cine.

Buen deportista y amante de la música, fue un enamorado del jazz. Elegante y culto, su escritura fue de las más brillantes de su tiempo, con una prosa imaginativa y pulida. Fue, además, un gran creador de personajes y un magnífico testigo de su época, que retrata, sobre todo, en personajes de alto nivel social.

The Great Gastby (2013)

Ejemplo de estos personajes es Gatsby. Un hombre solitario y rico que no puede conseguir con dinero el amor y la amistad que tanto anhela. Las fiestas de Gatsby estaban llenas de gente, pero también de soledad.

Scott Fitzgerald murió joven, de un ataque al corazón, poco después de cumplir los cuarenta años. Había llevado una vida controvertida y difícil debido a sus problemas matrimoniales con Zelda Sayre, una persona caprichosa e imprevisible socialmente, que tuvo que  estar internada por sus problemas mentales. Y también la vida de Francis estuvo lastrada por su grave alcoholismo, lo que le trajo serios problemas de salud.

Francis Scott Fitzgerald fue otro de los enamorados de Paris en los años 20. Vivió allí temporadas, lo mismo que en Europa, a la que viajó en multitud de ocasiones.

The Great Gatsby (1974)

Tocó todos los géneros, también el periodístico, siendo un habitual colaborador de periódicos como The Saturday Evening Post, y revistas como Esquire.

Francis Scott Fitzgerald murió antes de finalizar su última gran obra, The Last Tycoon ( El último magnate ) editada póstumamente por su amigo el crítico literario Edmund Wilson. En su lápida figuran unas palabras inolvidables de su novela El Gran Gatsby, obra de la que el escritor Charles Jackson dijo: “No existe una novela absolutamente perfecta. Pero sí la hay, es esta”.