Las mujeres del mundo quieren y merecen un futuro igual, libre de estigma, estereotipos y violencia; un futuro sostenible, pacífico, con igualdad de derechos y oportunidades para todos. Para llegar allí, el mundo necesita mujeres en todas las mesas donde se toman decisiones.

Debemos brindar apoyo a todas las mujeres en la primera línea de la lucha contra esta pandemia; promover acuerdos laborales flexibles; y priorizar los servicios para prevenir la violencia doméstica de género.

Este año, el tema del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), «Mujeres en el liderazgo: Lograr un futuro igualitario en un mundo COVID-19», celebra los tremendos esfuerzos de las mujeres y las niñas de todo el mundo para dar forma a un futuro y una recuperación más equitativa de la pandemia de COVID-19 y destaca las brechas que quedan.

La participación y el liderazgo plenos y efectivos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida impulsa el progreso de todos. Sin embargo, las mujeres todavía están subrepresentadas en la vida pública y en la toma de decisiones, como se revela en el reciente informe del Secretario General de la ONU. Las mujeres son Jefas de Estado o de Gobierno en 22 países y solo el 24,9% de los parlamentarios nacionales son mujeres. Al ritmo actual de progreso, la igualdad de género entre los jefes de gobierno llevará otros 130 años.

Las mujeres también están a la vanguardia de la batalla contra el COVID-19, como trabajadoras de primera línea y del sector de la salud, como científicas, médicas y cuidadoras, pero a nivel mundial se les paga un 11% menos que a sus homólogos masculinos. Un análisis de los equipos de trabajo de COVID-19 de 87 países encontró que solo el 3,5 por ciento de ellos tenían paridad de género.

Cuando las mujeres lideran, vemos resultados positivos. Algunas de las respuestas más eficientes y ejemplares a la pandemia de COVID-19 fueron lideradas por mujeres. Y las mujeres, especialmente las jóvenes, están a la vanguardia de movimientos diversos e inclusivos en línea y en las calles por la justicia social, el cambio climático y la igualdad en todas partes del mundo. Sin embargo, las mujeres menores de 30 años representan menos del 1% de los parlamentarios en todo el mundo.

Por eso, el Día Internacional de la Mujer de este año es un grito de guerra para la Generación Igualdad, para actuar por un futuro igual para todos. Necesitamos una representación de la mujer que refleje a todas las mujeres y niñas en toda su diversidad y capacidad, y en todas las situaciones culturales, sociales, económicas y políticas. Esta es la única forma en que lograremos un cambio social real que incorpore a las mujeres en la toma de decisiones como iguales y nos beneficie a todos .