Treinta años de trabajo y dedicación ha dado como resultado un despacho de abogados internacional, con una fuerte presencia en Latinoamérica ¿Cuáles es la visión y misión de Medina Cuadros Abogados?

Un despacho de abogados no es una organización cualquiera. Es difícil hoy prescindir de los modos de organización típicamente empresariales, que se han revelado los más eficientes incluso en el ámbito de las organizaciones públicas. Sin embargo, un despacho de abogados, no solo combina capital y trabajo para producir y distribuir servicios en el mercado, sino que precisa de conocimiento experto, habilidades técnicas, actitudes y comportamientos ante los problemas de la clientela, lealtad, compromiso… Cuando el despacho se proyecta hacia otras jurisdicciones y países, los requerimientos de excelencia se redoblan y se hacen más exigentes. Por ello, la visión de Medina Cuadros está presidida por una constante “ambición de despacho”; ambicionamos la mayor satisfacción de nuestros clientes, que son el centro de todos nuestros afanes, el mejor acicate para nuestro compromiso de mejora constante. Nuestra misión está alineada con nuestra visión, que refleja quiénes somos, qué hacemos, a quienes van destinados nuestros servicios, cuáles son nuestras ventajas estratégicas y nuestro factor diferencial en un mercado de servicios profesuionales altamente especializado.

El derecho internacional es una actividad compleja y que cada vez tiene un fuerte calado social, véase nuevas normativas de protección de datos, uso de medios tecnológicos ¿cómo ve la evolución del derecho internacional en un contexto de rápidos y continuos cambios normativos?

El derecho internacional de nuestros días es el Derecho de la globalización. La globalización supone desterritorialización, aceleración e intensificación de las relaciones sociales. Se trata de una nueva realidad, proteica, desordenada, múltiple, que debe reconducirse a reglas. El Derecho internacional se viene manifestando a través de la difusión y adopción de instituciones jurídicas transnacionales o supranacionales, que coordinan e incluso integran ordenamientos y culturas jurídicas distintas. El Derecho internacional afronta retos tan complejos como complejo es el nuevo siglo. Los juristas tenemos por ello una gran responsabilidad.

España, según datos del Ministerio de Economía en Octubre de 2019 contamos con 2.8 millones de pequeñas y medianas empresas, constituyendo un tejido empresarial sólido ¿Qué recomendaciones ofrecería a estas empresas, en las cuales, en múltiples ocasiones no cuentan con un asesoramiento jurídico de referencia?

Hay al menos dos recomendaciones que puedo hacer con todo conocimiento y convencimiento: una, buscar buenos profesionales del derecho; otra, requerir a esos profesionales del derecho una estrategia preventiva que evite o reduzca al máximo el conflicto, y todavía más la judicialización del conflicto. A partir de estas dos premisas, el asesoramiento jurídico debería adaptarse a las necesidades, siempre cambiantes, de las PYME.

Volvamos al ámbito internacional ¿Cómo la sociedad y las empresas nos hemos adaptado los nuevos canales y contextos normativos? Según fuentes de transparencia internacional de Naciones Unidas, en su informe de primer semestre de 20 19, los distintos conjuntos poblacionales, en una amplia mayoría no son capaces de comprender la legislación y la jurisprudencia asociada ¿estamos tecnificando a extremo el entramado normativo?

El derecho es una técnica que solo puede ser practicada por técnicos. Cuanto más compleja es una técnica, más cualificados deben estar quienes la practican profesionalmente. Otra cosa es que el derecho debe ser inteligible, no solo para los juristas, sino para los destinatarios de las normas. Los destinatarios de las normas deben de estar en condiciones de comprender fácilmente las prescripciones normativas, pues en caso contrario se frustraría el fin del derecho. Lo mismo cabe decir de las resoluciones judiciales o administrativas: deberían redactarse de tal modo que puedan entenderse fácilmente por un ciudadano medio. El derecho se hace odioso cuando no puede entenderse con facilidad. Y cuando no se entiende se tiende a pensar que es absurdo cuando no injusto. También en este punto los legisladores y los jueces tienen una gran responsabilidad en hacerse entender. El reto es traducir a un lenguaje comprensible las grandes complejidades técnico-jurídicas.

Hablemos del papel de la mujer en la sociedad. Este año se ha desarrollado el Forbes SUMMIT Women 2019, co-organizado por Forbes y Grant Thornton. En este prestigioso evento y en el informe «Women in Business» revelan que, tras años de estancamiento, el porcentaje de mujeres directivas en España ha vuelto a crecer, con un aumento entre 20 18 y 20 19 de tres puntos y situándose en un notable 30%. ¿Estamos ante un cambio de tendencia real? ¿Cuáles son las barreras que se debieran superar en el entorno empresarial?

En este tema hay que apostar por avances reales, no quedarse en proclamaciones vacuas. Esa tendencia a la que usted se refiere es medible, y por ello representa un indicador fiable. Las tendencias pronostican el futuro con un alto grado de probabilidad. Si es así, debemos de felicitarnos, no solo las mujeres, sino la sociedad en su conjunto. Promover la diversidad de género comporta un avance social, ciertamente, pero también procura una mayor rentabilidad empresarial. Hoy nadie discute la correlación existente entre innovación y diversidad, es una evidencia empírica. Lo que hay que conseguir es que este avance real no se frene, y para ello es necesario que las empresas y las administraciones públicas sigan adoptando de manera sostenida medidas que garanticen el cambio. Esas medidas deberían orientarse a remover los principales obstáculos que según el estudio que Ud. cita, la doble tarea o trabajo que las mujeres realizan de forma simultánea en su empresa o actividad profesional y en el propio hogar, y la idiosincrasia de las empresas y sus sectores de actividad.

Finalmente hablemos de formación. Existe un continuo crecimiento de alumnos que se inscriben a la carrerade derecho y a sus respectivas especialidades, lo que denota un claro posicionamiento estratégico de la carrera ¿Qué recomendación ofrecería a los nuevos abogados que quieren desarrollar su propio despacho?

Los estudios de derecho siguen siendo una opción adecuada para perfiles a un tiempo generalistas y transversales. La formación de un graduado en derecho es un buen punto de partida para abrirse camino en un mercado de trabajo cada día más inestable y cambiante. La especialidad está siempre en la superficie y es reemplazable. La formación profunda es lo que permanece, y lo que nos hace mejores o peores juristas. Dentro de las múltiples salidas de las que disponen nuestros jóvenes graduados, la abogacía es seguramente la más arriesgada pero sin duda también la más apasionante. Mi recomendación es doble: estudio y trabajo. Lo demás, vendrá por añadidura.

Madre, esposa, abuela, empresaria y fundadora de Medina Cuadros ¿Cómo conciliar tanta actividad de responsabilidad con éxito?

Hay tiempo para todo porque una vida da para mucho. Solo es necesario tener voluntad de aprovechar lo que se nos ha dado y pensar en grande. Y no hay éxito fuera del trabajo.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE