Cuando entramos a la Escuela de Boxeo de Aluche un pitido ensordecedor suena cada 3 minutos. Es el reloj que marca la duración de cada asalto. Allí encontramos a Amín Hachimi preparándose para entrenar, llevando a cabo un ritual con paciencia de artesano. Las vendas, las protecciones, el bucal, el casco, los guantes…Lleva haciéndolo desde los 13 años cuando comenzó más por casualidad que por pasión. La devoción llegaría después cuando empezó con los “guanteos” entre gimnasios debido a que “en Madrid es complicado pelear siendo menor”. Con la mayoría de edad recién cumplida y 11 peleas como amateur debutó como profesional lo que le llevó en 2018 a ser tratado por los medios deportivos más importantes como joven promesa. El mismo año en el que una lesión en un nudillo de la mano derecha le mantuvo alejado del deporte casi doce meses. Tras “muchos médicos y muchos físios” afirma estar “recuperado al 100%”. Se marca un plazo de un par de años para conquistar el Campeonato de España, el de Europa y lo que le permitan.

Desprende nobleza mientras se dirige a Emiro -su entrenador- al que llama con respeto “profe” y considera “un referente”. La misma candidez que se transforma en firmeza cuando sube al ring. No en vano es el futuro del boxeo español.

Meik Magazine: Justo antes de que estallase la pandemia ibas a estrenarte en el Casino que, al menos en Madrid, es uno de los lugares con más proyección.

Amín Hachimi:Iba a ser una velada donde peleaban muy buenos boxeadores de aquí de Madrid, organizada por Jero. Pero dos o tres días antes la cancelaron por el virus.

MM: ¿Qué inconvenientes ha supuesto el virus para tu desarrollo como deportista? Tenías muchos planes, muchas peleas programadas para estos meses.

AH: Ya no solamente para mi desarrollo, para el boxeo en general. Al fin y al cabo el boxeo vive del público aquí en España. Al no poder hacer veladas no hay dinero para hacerlas. Creo que se han hecho dos o tres en estos meses.

MM: ¿Qué supone esperar un año en la carrera de un deportista?

AH: Depende de lo joven que sea. El boxeo es un deporte donde te retiras joven, en torno a los 40 años. Por lo que esa espera supone menos tiempo para hacer lo que quieres.

MM: Eso nos lleva a plantearnos en qué condiciones se retira un boxeador.

AH: Normalmente no es el boxeador el que se retira, sino el boxeo quien le retira. Cuando ya no tiene las condiciones o simplemente se hace mayor y llegan las lesiones.

MM: En una entrevista, hace no mucho, hablabas de la importancia de la humildad. Y cómo en el boxeo era necesaria porque si te confías te caen los golpes.

AH: En el boxeo y en cualquier ámbito de la vida. Si no eres humilde no te queda nada. Hay que ayudar a los demás todo lo que se pueda.

MM: Mucha gente no puede ver más allá de la violencia en este deporte. ¿Qué valores crees que aporta el boxeo y se pierden los prejuiciosos?

AH: Es un deporte de equipo. A ver, te subes a un ring a pegarte. Es violento durante el combate pero después de la pelea todos somos amigos. Genera mucha amistad, en el gimnasio hemos formado una familia, enseña muchos valores. La agresividad solo en las peleas.

MM: ¿Tienes alguna pelea programada?

AH: Para el mes que viene, dos veladas si no las cancelan. Una en Alicante y la otra no tengo seguro donde es. Pero yo siempre estoy entrenando para lo que salga.

MM:¿Con quién te gustaría especialmente pelear en el futuro?

AH:No tengo nombres en especial. Con quien toque. Con quien decida el público.

MM: ¿Puede el público decidir con quién peleas?

AH: El público es el que decide que pelea quiere ver. Tú te subes al ring y es un show. Si no viene gente a verte no hay show.

MM:¿Se puede vivir del boxeo en España?

AH: Cada vez más…

MM: …pero…

AH: Pero aquí es más complicado que en otros países. Por la mentalidad de la gente, porque lo asocian a algo violento. Aunque cada vez hay más público y cada vez se convence más a la gente de que es un noble arte.

MM:¿Qué sacrificios haces para poder seguir en el boxeo profesional?

AH: Esto es un trabajo como cualquier otro e incluso más duro porque cuando no cumples o no entrenas lo pagas en el ring. Hay mucho sacrificio. Entrenamiento, disciplina, dormir pronto. Pero es lo que quiero y es lo que he elegido.

Tambien podeis disfrutar de la entrevista en este video: