Macarena Miletich es una conocida escritora y especialista en Técnicas vocales que acaba de publicar un importante libro sobre temas relacionados con la voz, su funcionalidad y modo en que actúa en nuestras relaciones y en el propio cuidado de nuestra salud y nuestra idiosincrasia personal.

En el libro, y en las muchas conferencias dadas a lo largo de los últimos años nos habla de muchas cosas relacionadas con la voz, la identidad, su modulación como instrumento de comunicación y también de la importancia de la respiración y su modulación y utilización correcta, lo que puede influir en la salud física y psíquica, frenando enfermedades y eliminando el estrés, algo tan perjudicial para las defensas del organismo.

“La respiración es la actividad total que enmarca nuestra vida” nos señala la autora y catedrática de ortofonía y dicción de la Universidad Politécnica de Valencia.  “Tanto si somos conscientes como si no lo somos, el fenómeno de respirar está presente, alentando cada minuto de nuestra existencia. De ella depende cualquier actividad, cualquier manifestación y todos los procesos de expresión y comunicación en la vida humana”

“La voz se presenta ahora como con nuevas prestaciones, ya que el instrumento musical que es el cuerpo humano ha crecido en capacidad de inspiración, en conocimiento sobre la calidad del aire, en la aplicación de esquemas vocálicos y consonánticos que favorecen procesos de salud y en un aumento creciente de fórmulas, vocabulario y contextos para la comunicación entre humanos, tanto el directo como a través de las plataformas tecnológicas”

“El siglo XXI se centra cada vez más en la utilización de dispositivos que favorezcan la rapidez en la interacción personal, profesional o de ocio; al mismo tiempo, la investigación científica está consolidando tecnologías basadas en la resonancia con sonido o aplicaciones de vibración o sónicas para diagnóstico y tratamientos no invasivos, pues el uso benéfico del sonido nunca plantea efectos secundarios, siempre que sea usado en las franjas adecuadas que el ser humano puede recibir”

En el libro THE LIVING VOICE  (LA VOZ VIVIENTE ) encontramos una perspectiva novedosa y de enorme interés acerca del fenómeno de la sonoridad humana, sobre el hecho de ser el máximo exponente de la evolución de las especies, gracias a la posibilidad del lenguaje articulado y la consiguiente capacidad artística, comunicativa y de evolución que la verbalización ha aportado en la Historia, sobre todo la más reciente y actual, la que enmarca nuestro contexto contemporáneo.

“Todo es comunicación: la palabra recupera su lugar privilegiado, acompañada o perfilada por la comunicación no verbal, las capacidades intuitivas, la búsqueda continua de la belleza en la poesía, los temas de las canciones y la propia música que podemos componer y disfrutar para expansión y deleite de nuestro ser más profundo, tan abierto a la sensibilidad de la música y de las vibraciones de la voz”

En THE LIVING VOICE (LA VOZ VIVIENTE) encontramos un extenso y atractivo abanico temático sobre la respiración y sus recorridos; la voz y sus esencias internas, con algunos de sus secretos que en el libro son revelados como la voz natural, la voz que ayuda en la terapia y la voz «que nos sana», como esa voz de un amigo que nos reconforta y ayuda. También los efectos de la música y la musicoterapia «contemporánea», que nos está aportando torrentes de emoción y que recupera el estado de ánimo más abatido o nos levanta el ánimo y el espíritu por encima de las estrellas en melodías y composiciones que mueven nuestras emociones, que llegan al centro de nuestra sensibilidad.

Foto: Macarena Miletich

Emitir, escuchar, integrar y respirar la vida como artistas de nuestro entorno, de apoyo a la Naturaleza y de camino escalonado hacia nuestra propia evolución, son algunos de los objetivos que propone Macarena Miletich, con pistas y rutas prácticas para que cada uno encuentre la conexión más personal e íntima con su expresividad más sonora: la propia voz, en su máxima capacidad multinivel y en su diversidad de posibilidades.