El Gran Jefe (1971), El regreso del Dragón (1972), Furia Oriental (1972) Juego de Muerte (1972) y Operación Dragón (1973), son las películas que consagraron a la leyenda de las artes marciales, Lee Jun-Fan, conocido mundialmente como Bruce Lee, quien hoy cumpliría 80 años.

Actor, cineasta, filósofo, escritor e innovador de artes marciales. Bruce Lee revolución el cine y la televisión y fue el creador del Lee Jun Fan Kung-fu, una disciplina basada en el Wing Chun gunga  a la que Lee incorporó una modificación de varias técnicas de Mantis Religiosa del Norte, Mantis Religiosa del Sur, Choy Li Fut, Garra de Águila, Boxeo Occidental, Lucha Libre, Esgrima, Judo, JiuJitsu y algunas de las patadas más refinadas de los estilos del norte y sur de China.

Lee Jun-fan nació en San Francisco, el 27 de noviembre de 1940, donde su padre, Lee Hoi-chuen, se encontraba de gira, pero fue criado en Hong Kong,  junto con su madre, Grace Ho, de ascendencia chino-alemana.

A los seis años tuvo un acercamiento a la industria cinematográfica de Hong Kong,  gracias a unos amigos de la familia. La película en la que participó se tituló «El nacimiento de la humanidad» y era una historia melodramática, que estaba de moda entonces en Hong Kong.

Posteriormente, rodó otras 13 del mismo corte, con su nombre artístico, Li ShiuLoong,  que significa el Pequeño Dragón.»The Kid», fue único filme en el que trabajó con su padre, aunque no intervienen los dos juntos en ninguna escena. Ahí se decidió Wing Chun por un estilo de Kung Fu. Luego creó su propio método de combate, el JeetKune Do (JKD) o «el camino del puño interceptor».

A los 18 años abandonó Hong Kong para trasladarse a Estados Unidos, debido a que su padre se vio obligado a tomar esta decisión porque temía que finalmente su hijo se uniera a la mafia china, y comenzó a practicar el Kung Fu, pero fue en Estados Unidos donde decidió perfeccionar sus habilidades. Se instaló en Seattle y en 1961 empezó los estudios de filosofía en la universidad.

Tres años después abandonó la carrera para abrir su primer gimnasio y dedicarse en exclusiva a su entrenamiento personal y dar clases de Kung Fu. Su fama como experto en artes marciales le abrió las puertas de Hollywood. Logró el papel de «Kato» en la serie «Avispón Verde», un personaje ataviado con traje verde y máscara que era un experto luchador. Pero sus trabajos no pasaban de apariciones ocasionales en series y en alguna película, como «Marlowe». La mayor decepción ocurrió cuando fue rechazado para el papel de protagonista en la serie «Kung Fu», por ser «demasiado chino».

Sin embargo, su faceta como entrenador y maestro de artes marciales fue un éxito. Tuvo entre sus alumnos a personajes como Steve McQueen, James Coburn o Kareem Abdul Jabbar, con los que llegó a tener una buena amistad.

Bruce Lee fue un visionario de lo que hoy constituyen las técnicas modernas de acondicionamiento físico. Seguía estrictas rutinas diarias de ejercicios, tomaba batidos caseros de alto valor proteínico que contenían carne cruda, leche y siete huevos y se daba en el cuerpo choques eléctricos, algo que ahora se utiliza en las terapias de rehabilitación muscular. Sus técnicas de movimiento influenciaron al parkour. Además, su filosofía de ser un luchador completo, así como su estilo de defensa y ataque, son las bases del MMA (artes marciales mixtas)

En 1971, firmó contrato con un productor de Hong Kong, Raymond Chow y rodó en pocos meses dos películas: «Karate a muerte en Bangkok» y «Furia oriental» y ambas batieron récords de taquilla. Lee consiguió la independencia gracias a estos éxitos y en su siguiente filme, «El furor del Dragón», se encargó también de la dirección y del guion. Por eso es considerada como su película más personal.

Hollywood no podía permanecer indiferente al inesperado filón asiático y le propuso un proyecto que supondría su lanzamiento a nivel mundial, «Operación Dragón», que inició su rodaje a principios de 1973. Pero no viviría para ver el estreno por su inesperada muerte a los 32 años, el día 20 de julio de 1973. Más de 25 mil personas acudieron a su funeral en Hong Kong, aunque su cuerpo descansa en el cementerio de Seattle.

En 1973 Lee también trabajó en «Juego de la muerte», película que quedaría inconclusa. Sólo están rodados 40 minutos con sus amigos y discípulos Dan Inosanto y Kareem Abdul-Jabbar.

Bruce Lee fue capaz de estrechar lazos entre Estados Unidos y China en plena Guerra Fría. Conforme la cinta corría a través del proyector, las barreras ideológicas y políticas se desmoronaban en las salas de cine, pues Bruce Lee había llegado para cambiar el estilo western por la adrenalina del kung-fu.