Con la llamada nueva normalidad, el uso de la mascarilla es obligatorio, pero eso no significa que debamos  estar dispuestos a dañar nuestra piel y soportar la inevitable irritación inducida por fricción, acné, eccema que son algunos de los efectos negativos generados por la mascarilla. Por eso te contamos como combatirlos y paliarlos y mantener tu piel con un aspecto perfecto.

 

1.- Lávate bien las manos antes de ponerse la mascarilla.

2.- Usa limpiadores sin perfume. Si tu piel es grasa o propensa al acné, busca un limpiador espumoso. Si tu piel está seca, irritada o sensible, opta por un limpiador en crema y asegúrate siempre de mantener la limpieza dos veces al día.

3.- Hidrata bien tu piel después de la misma para evitar la pérdida de agua y mejorar la función de barrera de la dermis.

4.- Evita los exfoliantes que pueden dañar aún más la superficie de la piel si esta se seca o se irrita como resultado del uso de la mascarilla.

5.- Considera usar cremas protectoras o vaselina durante la noche como un oclusivo para cubrir áreas dañadas de la piel.

6.- Evita usar maquillaje o base debajo de la mascarilla, ya que puede provocar manchas y a veces acné.