Estamos asistiendo a momentos de gran excepcionalidad a nivel  individual, social, familiar y de pareja, debido a la pandemia producida por el COVID-19  así como por las medidas impuestas por los distintos gobiernos internacionales.

Son muchas las consecuencias derivadas de este confinamiento y las relaciones de pareja se están viendo afectadas en muchos niveles en tan sólo unos días que llevamos ya de “encierro”.

Las numerosas parejas que están coexistiendo durante los días de esta cuarentena  se preguntan cómo cuidar su relación en un contexto que nadie preveía. Venimos casi todos, en su mayoría, de pasar solamente unas cuantas horas al día juntos, invirtiendo cada uno de nosotros la mayor parte del tiempo en sus quehaceres y alguna parte  del mismo en la relación del pareja, a encontrarnos con una situación completamente diferente, dado que ahora, de forma no elegida, hay que estar 24 horas confinados juntos.

Desde Meikmag os damos una serie de “tips” convenientes y necesarios para sobrellevar bien este tiempo de cuarentena.

1.-  Si hay suficiente espacio, cada uno debe tener un rincón en casa solo para sí mismo al que poder retirarse en los momentos en los que lo necesite y poder trabajar y realizar sus actividades personales, bien de descanso y ocio o, en muchos casos, también de trabajo telemático o personal.

2.- Al igual que hacíamos antes, buscar algunos momentos para estar juntos, pero no necesariamente tenemos que pasar el día completo juntos. Hay que conservar nuestra intimidad individual.

3.- Repartirnos las tareas de la casa de manera equilibrada y solidaria para que ninguno de los dos se sienta en deuda con el otro ni tampoco suponga para uno de ellos un esfuerzo extra.

4.- A nivel emocional, el confinamiento puede ser complejo y causar problemas de pareja. Después de varios días pueden aparecer desencuentros, diferencias personales en la relación. Va a ser inevitable tratar de luchar para que no aparezcan, aunque es indudable de que cuánto más tiempo pase, el objetivo será un ideal difícil de alcanzar. Tenemos que dar por hecho que estas diferencias van a aparecer, pero lo importante es cómo las vamos a manejar.

Es fundamental no atrincherarnos en nuestra visión de las cosas como si fuera una verdad absoluta y nuestras razones fueran las correctas. En una pareja estamos ante dos subjetividades en interrelación y cada miembro de la misma tiene su propia historia y forma de ver el mundo, aunque en unas parejas haya más identificación que en otras, por lo que es muy importante no imponer nuestro criterio e intentar llegar a acuerdos, siempre negociando los puntos en discordia. Esta situación pasará y superaremos juntos este difícil episodio sanitario, social y económico.