Hoy se celebra el día Internacional de la Bisexualidad. La tolerancia continúa siendo una asignatura pendiente y una de las más importantes para acabar con prejuicios como a los que se enfrenta la comunidad bisexual.

El primer año de celebración se llevó adelante en 1999 a causa de la iniciativa de tres activistas norteamericanas: Wendy Curry, de Maine, Michael Page. de Florida y Gigi RavenWilbur, de Texas.

La bandera, sin embargo, fue diseñada un año antes por Michael Paige que combinó el azul, símbolo de la atracción por el sexo opuesto; el rosa, en representación de la atracción por el mismo sexo; y el púrpura, atracción por ambos.

Uno de los problemas de la comunidad ha sido la falta de referentes. Aunque todavía se debe continuar trabajando por la normalización, es cierto que la generación Z parece haber superado en gran medida esta cuestión. Un estudio de Ipsos Mori publicado en TheTelegraph indica que las personas nacidas entre 1994 y 2010 son “menos heterosexuales” que las generaciones anteriores. De hecho, una de las autoras de dicho estudio, Hannah Shrimpton, afirma que “esta generación ha crecido en un período en la que la identidad fija y binaria ha sido mucho más cuestionada”.

En la práctica cada vez tienen más cabida en la ficción con el objetivo de dar visibilidad, como es el caso de estas 5 series:

Euphoria (disponible en HBO) La serie norteamericana que arrasó el pasado año y por la que Zendaya se llevó el premio a mejor actriz principal de los Emmy el pasado lunes al dar vida a Rue Bennet. Una trama que trata las relaciones sentimentales, los problemas y los conflictos internos adolescentes sin tapujos a la vez que con una sensibilidad estelar. En este caso, se da por hecho que Rue y Jules son bisexuales, sin entrar en el drama de identidad.

Otra serie disponible en Netflix que da visibilidad a la bisexualidad es Élite. En ella, podemos ver como uno de los protagonistas, Polo, experimenta las dudas propias de estar descubriendo su orientación sexual. Más tarde, se dará cuenta de que le gustan los hombres y las mujeres.

Por otro lado, en Movistar+ podemos encontrar Skam España, en la que se da voz a muchos problemas que sufren los jóvenes actualmente, en una de las temporadas aborda la historia de Joana y Cristina, dos adolescentes bisexuales que deben lidiar con la incertidumbre y el miedo para estar juntas.

 

Otra serie original de Netflix, que rompe con prejuicios, es La Casa de las Flores.

 

Una historia que gira alrededor de la familia Mora, dueña de una floristería y “perfecta”, que vivirá drama y tensión. Se tratan temas como la transexualidad, los miedos, la inseguridad, los cambios, la aceptación, la bisexualidad y la esperanza de poder ser quien quieres ser dejando a un lado lo que los demás  opinen.

Por último, Merlí (disponible en Netflix) una serie en la que se habla de filosofía y se centra en la vida de Pol que comienza a estudiar la carrera y, en consecuencia, una nueva etapa. El protagonista, aunque al principio lo lleva en secreto, después vivirá su sexualidad abiertamente. Además, en Movistar+ puede verse el spin off Merlí: Sapere Aude.

Más allá de la ficción, son muchas de las voces influyentes para estas nuevas generaciones que defienden abiertamente su bisexualidad y en las que mucha gente se puede ver reflejada. Un ejemplo de ello es la joven cantante española Natalia Lacunza, que ha manifestado en numerosas ocasiones que le atraen ambos sexos, aunque afirma que tampoco se etiqueta a sí misma. O la artista internacional Halsey, que siempre ha defendido la necesidad de apoyar a este colectivo y acabar con los estigmas que les envuelven. Está claro que el mundo está cambiando hacia una realidad más inclusiva en la que la sociedad cada vez es más crítica consigo misma y más capaz de cuestionarse qué se debe mejorar.