Mucho antes de que Beyoncé y Rihanna fueran chicas de portada, y antes de que Naomi Sims, Beverly Johnson, Grace Jones, Imán o Naomi Campbell desfilaran para las grandes firmas, hubo una mujer que marcó la historia de las modelos negras en la industria de la moda, Donyale Luna.

A pesar de que ya había modelos negras, como Dorothy Towles, la primera modelo en desfilar en Paris para Christian Dior, fue Donyale Luna la primera que obtuvo el status de “Supermodelo” y el apodo de “la reencarnación de Nefertiti” al convertirse en la primera modelo negra en aparecer en la portada de una revista de moda, Vogue británico (1966). Luna contribuyó a abrir el camino a la aceptación y la celebración de la belleza negra en el mundo de la moda.

Imagen: Alamy

Nacida Peggy Ann Freeman, fue descubierta en su ciudad natal de Detroit por el fotógrafo David McCabe, conocido por fotografiar a figuras como Twiggy y Andy Warhol. Él declara en una entrevista con la revista New York Magazine el día que la conoció: «Me llamó la atención esta hermosa niña de casi 6 pies de estatura, de unos 14 años en ese momento, vestida con su uniforme católico». Después del encuentro con McCabe, se mudó a Nueva York para lanzar su carrera. Allí Luna se codeó con personajes como el ya señalado Andy Warhol, Sammy David Jr, o Miles Davis. Además conoció a la entonces editora de Harper’s Bazaar, Nancy White, y protagonizó la primera portada ilustrada por una modelo negra en 1965 , firmando un contrato de exclusividad con el notable fotógrafo, Richard Avedon.

Sin embargo, Luna no fue bienvenida con un cálido abrazo por todos. Muchos puntos de venta y clientes retiraron sus suscripciones cuando vieron la primera portada de la modelo. Avedon lo atribuyó al «prejuicio racial y la economía del negocio de la moda», pero desde ese momento jamás volvió a fotografiarla.

Image: Alamy

Poco después, Luna se trasladó a Europa, concretamente a Londres, donde alcanzó un gran éxito. Pronto fue fotografiada por David Bailey, William Klein, Helmut Newton y William Claxton. Fue Claxton quien le presentó al artista surrealista, Salvador Dalí, quien a su vez la declaró «la reencarnación de Nefertiti». Hizo historia nuevamente en marzo de 1966, cuando se convirtió en la primera modelo negra en aparecer en la portada de British Vogue en una elegante composición, influenciada por Picasso y fotografiada por David Bailey, en la que uno de los ojos de Luna se asoma sugestivamente entre sus dedos. Ese mismo año, la fotógrafa Charlotte March creó su propia versión de la pose de Luna para una revista de moda alemana,

Twen. Donyale Luna With Earrings, un feroz primer plano en blanco y negro de su rostro, se convertiría en una de las imágenes de moda más icónicas de los años sesenta. El éxito de Luna en Londres le trajo un nuevo círculo de amigos famosos como Mick Jagger, Michael Caine, Julie Christie, Mia Farrow y Yul Brynner entre ellos. Salió con el actor Terence Stamp y con Brian Jones de los Rolling Stones. Todos los que la conocieron parecían tener una anécdota atractiva.

Image: Getty Images

Luna protagonizó numerosas películas, varias producidas por Andy Warhol, y apareció en otras revistas populares de la época como la ya mencionada Twen, Paris Match, Gran Bretaña Queen, Playboy, así como en la edición francesa de Vogue. La revista TIME incluso la reconoció en 1966 en un artículo titulado «The Luna Year». En 1969, apareció en la película de Federico Fellini, Fellini Satyricon y en 1972 en Salomé de Carmelo Bene.

En 1975 Luna se casó con Luigi Cazzaniga, un fotógrafo italiano y falleció muy joven, a los 32 años, el 17 de mayo de 1979 dejándonos en el alma la imagen de su juventud y belleza.

Imagen: Alamy

Porque Donyale Luna fue una imagen epifánica para las generaciones futuras, una figura mítica para mujeres como Joan Smalls, Jourdan Dunn, Malaika Firth, Anok Yai, Adut Akech, Mona Touraag o Kinee Diouf. Ella fue la gran precursora de la iconografía actual de las revistas de moda como elementos de vanguardia  para el gran público y supuso una revolución en el universo de la fotografía.

La mismísima Naomi Campbell lo reconoció cuando recibió el premio CFDA al Icono de la Moda en 2019, siendo la primera modelo negra en recibirlo, y expresó su gratitud a todas sus predecesoras, entre ellas, Donyale Luna. Su extraordinaria belleza, sus inolvidables poses y sobre todo su estilo y personalidad marcaron un cambio en la historia de la moda.