La crisis sanitaria que vivimos por la pandemia del COVID-19 ha implicado un frenazo en seco en nuestro ritmo y estilo de vida. Las noticias que vemos y escuchamos continuamente, unido a la imposibilidad a las limitaciones derivadas de la situación, como es estar cerca de nuestros seres queridos que no viven con nosotros, hacen que esta situación sea muy complicada para las personas. Sin embargo, existen tres elementos esenciales que nos ayudarán a sobrellevar todo mejor y que tenemos que cuidar: la alimentación, las relaciones sociales a través de las conexiones telefónicas o digitales y la actividad física.

Cuida tu alimentación diaria

Dedica unos minutos a planificar el menú semanal.

Usa técnicas de cocinado sencillas y saludables: a la plancha, al vapor, al horno o al papillote.

Conservación de los alimentos: cocina más cantidad y congela lo que sobre para el resto de la semana. Esto facilitará la planificación y ahorrará tiempo en la cocina.

Adapta las raciones: estos días nuestro gasto calórico es menor, por eso es importante medir bien las cantidades que ponemos en el plato.

Hidratación: no debemos olvidar que una correcta hidratación es clave para nuestro organismo, siendo el agua la que debe ser nuestra principal bebida (entre uno y dos litros al día).

No te prives de pequeños caprichos puntuales.

Seguridad: siempre pero más que nunca en estos días es fundamental que cuidemos la seguridad. Cuando vengas del mercado lávate bien las manos. Saca tus compras y colócalas en recipientes limpios en tu nevera. Cuando termines de colocar todo, vuelve a lavarte bien las manos.

Relaciones sociales y momentos de felicidad

En estos días en los que no podemos estar cerca los unos de los otros y abrazar físicamente a nuestros familiares y amigos, podemos hacer uso de las redes sociales y videollamadas para mantenernos cerca de ellos. Este punto es fundamental para que logremos un equilibrio y bienestar mental que nos ayudará durante este aislamiento.

Planifica una rutina de cosas diarias que te guste hacer.

Ponte objetivos de tareas que puedas llevar a cabo en casa y para las que normalmente no tienes tiempo. Pero hazlo sin agobios, con realismo.

Las redes sociales están jugando un papel importante en esta cuarentena y hay multitud de iniciativas culturales que pueden ayudarte a sobrellevar esta situación de forma más amena.

Por último, focalízate en aquello que puedes controlar. No podemos hacerlo con las decisiones políticas o cómo los demás se van a comportar ante lo que está ocurriendo.

Practica algún ejercicio físico

Si la alimentación y el bienestar mental es importante, practicar ejercicio físico es otro elemento fundamental para mantenernos sanos y nos ayudará también a alcanzar un equilibrio mental.

Evita el sedentarismo, realiza algún ejercicio diario, aunque sea suave, continuado, desde casa.

La Organización Mundial de la Salud apunta también la importancia de ponerse en pie siempre que sea posible, idealmente cada 30 minutos, para evitar el sedentarismo,  aprovechando para realizar distintas actividades de la vida diaria y priorizando la estimulación cognitiva como juegos de mesa, puzles o la lectura.

Unidos lo superaremos. Cada día que pasa es un día menos para retomar nuestras actividades.