La industria del lujo sigue siendo más atractiva que nunca para los inversores, como lo confirma la quinta edición del informe «Global Fashion & Luxury Private Equity and Investors Survey 2020» publicado por Deloitte. En 2019, se completó un récord de 271 fusiones y adquisiciones, seis transacciones adicionales en comparación con el año anterior, un aumento del 2 %. Sin embargo, cabe resaltar que 2018 fue un año más dinámico con un aumento de 47 operaciones adicionales en comparación con 2017.

El primer lugar de la clasificación para 2019, al igual que el año anterior, fue ocupado por las transacciones ejecutadas en el sector de hoteles de lujo, que representan el 43 % del total de las operaciones. El año pasado ascendieron a 115, con 40 operaciones adicionales en comparación con 2018. En el segmento de artículos de lujo, el número de acuerdos concluidos, sin embargo, disminuyó con 53 transacciones menos, incluyendo caídas de 26 operaciones en el sector de ropa y accesorios, 17 en relojes y joyas y 10 en cosméticos y perfumes.

Con la pandemia del coronavirus, que golpeó fuertemente a la moda a principios de año, y un entorno político inestable, los inversores son testigos de cambios radicales en el mercado. Pero eso no debería ralentizar las operaciones, más bien al contrario. Como la mayoría de los observadores ya han estimado, la crisis generará perdedores y ganadores, por lo que inevitablemente cabe esperar una reanudación de las adquisiciones y fusiones en los próximos dos años.

Según las previsiones de Deloitte, después de una disminución en 2020, se espera que el mercado de lujo crezca entre un 2 % y un 2,5 % por año en cinco años. Este aumento debería alcanzar el 10 % entre 2019 y 2025 para las ventas de bienes personales de lujo con una tasa anual de un 1,9 % positivo. Los otros segmentos de lujo serán penalizados más a corto plazo, pero sus ventas deberían aumentar en un 20 % durante el mismo período, con un crecimiento anual del 2,4 %.

La adquisición de Versace por Michael Kors en 2018 fue uno de los últimos grandes negocios en el sector – Versace con un crecimiento anual del 2,4 %.

«Incluso en este año difícil, la industria del lujo continúa siendo un terreno fértil para los inversores. Después de la Covid-19, el 70 % de los fondos continuará invirtiendo en el mercado del lujo, particularmente en los sectores de ropa y accesorios, cosméticos y perfumes y lujo digital». «Es en este último, en particular, en el que las buenas oportunidades de inversión se centrarán en 2020, mientras que la tienda clásica evolucionará de punto de venta a punto de contacto, confirmando la importancia de las ventas online para el mundo del capital privado», señala en un comunicado de prensa Elio Milantoni, socio de Deloitte.

Más en detalle, la categoría de ropa y accesorios ganó 28 puntos desde el punto de vista del interés de los inversores; cosméticos y perfumes, 15 puntos, y lujo digital, 53 puntos, mientras que el mobiliario perdió 17 puntos.

Sin embargo, según las estimaciones recopiladas por Deloitte, «en los próximos tres años, los inversores anticipan un impacto significativo debido a la Covid-19, especialmente en las industrias automotriz, hotelera, de restaurantes, de cruceros y minorista. Las ventas de ropa, relojes y joyas, yates y jets privados se mantendrán estables, mientras que los cosméticos y perfumes y los muebles deberían registrar aumentos de ventas, y el lujo digital, todo un salto».

Total de transacciones concluidas en 2019 – Deloitte De hecho, la pandemia acelerará la adopción de tecnologías innovadoras. «Las compañías de lujo están buscando nuevas empresas digitales y compañías emergentes para explotar posibles sinergias. La penetración digital también conducirá a revoluciones físicas», subrayó la firma de auditoría y consultoría.

Casi el 57 % de los operadores financieros encuestados planean «invertir en tecnologías disruptivas en 2020». «El internet de las cosas, datos y análisis masivos e inteligencia artificial tendrán el mayor impacto en las carteras de los inversores este año», dijeron los entrevistados para este estudio.

Finalmente, desde una perspectiva geográfica, «los inversores esperan que los mercados de Asia y Oriente Medio se recuperen más rápidamente del impacto negativo de la Covid-19, con un crecimiento en el sector de la moda y el lujo. En cambio, se espera que Europa y América Latina sufran más, con caídas en los próximos años», dice el informe.

 

Fuente: Fashion Network

https://es.fashionnetwork.com/