El magnetismo del misterio sigue arropando la figura de Jim Morrison, el poeta que lideró “TheDoors” y que trascendió a la escena musical para convertirse en un prominente icono de la generación maldita del rock& roll. Hoy, en su 77 aniversario, queremos recordarlo.

Tremendamente influenciado por la literatura de Nietzsche, Rimbaud, Baudelaire o Kerouac y la poesía de William Blake, sus canciones respiraban los pensamientos de estas obras, así como ideas esotéricas y llenas de misterio y de muerte. Morrison tenía una personalidad salvaje y sus composiciones, junto a su particular voz y su puesta en escena, lo encumbraron como uno de los cantantes más icónicos e influyentes de la historia de la música.

La poesía llegó a su vida como una forma de escape. En esta época creó otra personalidad que el mismo llamó “Rey Lagarto” y que le permitía entrar en un nivel de conciencia en el que las drogas tenían un papel protagonista. Era un “yo” falso en el que no existían límites morales. «Soy el Rey Lagarto, puedo hacer lo que sea», escribió en uno de sus poemas más conocidos ‘Celebración del lagarto’.

Jim se inició en un movimiento literario llamado Generación Beat, que reunía a los autores que expresaban su interés sobre temas como el rechazo a los valores de la sociedad estadounidense y se orientaban al estudio de la filosofía oriental; además de dar vía libre al sexo, así como el abuso de las drogas y el alcohol.

Tras graduarse de la Facultad de Cine en la Universidad de California, Jim conoció a Ray Manzarek y le mostró sus escritos, concretamente le recitó el poema titulado “Moonlight Drive”. Lo que no sabía es que con Ray terminarían fundando la banda The Doors, junto con John Densmore y RobbyKrieger.

“Riders on the storm”, “Touch me” “Love me two times”, “Light My Fire”, “Moonlight Drive” “Break onThrough (Tothe other side)” “The end” “Alabama song” “StrangerDays” “L.A Woman”o “Roadhouse Blues”, son algunas de las canciones que demuestran la genialidad de la banda de rock and roll que supuso aunar elementos del jazz tales como el órgano, la guitarra y la batería, logrando desarrollar y establecer un estilo característico, el Rock Psicodélico, inspirando a otros grupos como The Byrds, The Yard birds, The Rolling Stones, The Beatles, Pink Floyd y The Ramones; mientras que de las bandas actuales, algunas adoptaron el sonido, otras la personalidad y egocentrismo de Morrison, como Tame Impala, Arctic Monkeys, Red Hot Chili Peppers y Oasis, entre otras.

La actitud rebelde, el sentido de la libertad y la voluntaria transgresión de la moral convencional de Morrison sedujo a las masas hasta la absoluta embriaguez. The Doors representaba la evolución en la música, el ritmo y la armonía de su trabajo y unido al temperamento rebelde y salvaje de Morrison cautivó y conmovió a toda una generación de jóvenes que clamaban por la reivindicación de los nuevos valores y, de ahí, su extraordinario legado.

Lamentablemente, como a la mayoría de los grandes artistas, tras el ascenso, el reinado y la fama, llegó el declive. Morrison exhausto por todo aquello y habiendo sucumbido a los escándalos, decidió abandonar EE.UU y trasladarse, junto a su novia, Pamela Courson, su eterno amor, a Paris, donde, finalmente, falleció e el 3 de Julio de 1971.

Jim Morrison es recordado hasta el día de hoy por todos los clásicos que nos ha dejado y por su lugar irrepetible en la historia, con su personalidad subversiva y su talento desaforado, explayado en cada letra, cada composición. Morrison estaba envuelto en un magnetismo vibrante que te hace sentir libertad, emoción, euforia, y al mismo tiempo te hace reflexionar sobre sus profundas letras. Compositor, cantautor, poeta, escritor y director, Jim Morrison es toda una leyenda.