Con una personalidad arrolladora y una voz potente y versátil, Etta James fue una de las mujeres más transgresoras de su época y se coronó como una de las grandes voces del soul del s. XX.

Nacida Jamesetta Hawkins (Los Ángeles-California) en 1938, no tardó en demostrar su talento cuando empezó a cantar góspel con el coro de la iglesia a la que iba con frecuencia, lo que la llevó a participar en programas de radio con solo cinco años, además de formar su grupo cuando apenas era una adolescente. Trabajó entonces para Johnny Otis, quien fue su gran descubridor, padrino y el responsable, no sólo de su nombre artístico, sino de algunos de sus grandes éxitos, «Roll with Me Henry», » Don’t get around much anymore», «Something’s got A Hold on me» » Tell Mama» o «I’d rather go blind».

Sin embargo, entre todos sus éxitos, destaca una canción por excelencia, «At last».Una oda a la alegría de vivir en toda su energía más transparente y que es considerada como una de las más bellas interpretaciones vocales. Prueba de ello, es que hasta la mismísima, Beyoncé Knowles, no dudo en dar vida a la diva del soul en la pelicula de 2008, «Cadillac Records» siendo uno de los momentos más aclamados la interpretación de dicha canción. Y, por supuesto, lo que la encumbró a lo más alto de la esfera mundial, fue el baile de investidura de Barack Obama, el 20 de enero de 2009, que coincidiendo con el aniversario de Etta James, fue tema escogido por el 44 Presidente de los Estados Unidos.

Una larga trayectoria musical que tuvo sus luces y sombras, pero donde abundan momentos sublimes gracias a su fuerte personalidad y a un optimismo inconmensurable digno de admiración. Es innegable el legado de una voz tan excepcional, una fuerza incomparable en los escenarios, su pasión en cada interpretación y su contribución a la industria de la música.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE