Guy Ritchie es admirado y considerado como uno de los mejores cineastas británicos. Director con una voz fuerte y un punto de vista muy claro, Ritchie tiene un estilo único y muy reconocible. Las historias que elige contar siempre se tuercen y van más allá de la imaginación, siguiendo a varios personajes cuyas vidas se entrelazan de la manera más inesperada.

Veamos qué convierte a Guy en un director de culto que lo distingue de otros directores. Este es nuestro top 5 de sus películas:

1.RocknRolla (2008).Tras el éxito de “Lock, Stock and Two smoking barrels” y “Snatch”, el estreno de RocknRolla estuvo en el punto de mira de público y crítica, puesto que Ritchie había tenido una mala racha y su regreso era muy esperado. Y una vez más, resurgiendo de sus cenizas, alcanzó la gloria con una película construida con inteligencia y brillantez, narrada con un ritmo trepidante, un montaje perfecto, una tracklist impresionante y un reparto de lujo, en el que, sin duda, destaca Tom Wilkinson. Espectacular.

2. Lock, Stock and Two smoking barrels (1998). Esta fue la película debut de Guy Ritchie en la gran pantalla. Toda una declaración de intenciones que vino a adentrarnos y posicionarle en el género británico denominado “Goodfellas”. Una obra hilarante y muy entretenida, contada con un irresistible sentido del humor y que goza de un guion muy bien armado, un montaje y fotografía realmente admirables y un reparto sobresaliente, que supuso el debut en el cine de Vinnie Jones y Jason Statham.

3. Snatch, cerdos y diamantes (2000). Snatch toma elementos ya vistos pero los fusiona creando una trama fresca, nueva, entretenidísima y compleja, con mucho sentido del humor, desenfadada, llena de acción y abarrotada de divertidas y ocurrentes conversaciones y situaciones. Con un poderío visual indiscutible, unos recursos artísticos que atrapan e hipnotizan y una capacidad narrativa espectacular; en resumen, una dirección abrumadora y magnífica, en la que, además, destaca la sublime actuación de Brad Pitt. Una joya del cine negro.

4. The Gentlement (2019) Podemos decir que “The Gentlemen” representa la madurez de Guy Ritchie. Suele decirse que, a estas alturas, todas las historias que puedan concebirse, al menos en sus aspectos más básicos, ya han sido contadas con anterioridad. Es por eso que, a día de hoy, a la hora de narrar en imágenes cualquier tipo de relato, independientemente de su género y contenido, es casi más importante el cómo que el qué. Y Ritchie plenamente consciente de ello y con esta película vuelve a imponer su marca personal, única y difícilmente imitable, con gran elegancia, transformando su arquetípico relato en un ejercicio de estilo electrizante enriquecido por un poderío audiovisual envidiable y un elenco esplendido en el que destaca la actuación de Matthew McConaughey.

5. Sherlock Holmes (2009) A pesar de que este clásico del cine no es concebible a priori dentro del género moderno y presente del director británico, este supo llevarlo a su terreno. Ritchie, conocedor de que su fuerza se encuentra en los diálogos y en la construcción de personajes en base a su cantidad de extravagancias, hace que su película sobre la novela de Arthur Conan Doyle no sólo sea fresca, sino que además parezca necesaria. Sin duda alguna el éxito de la película se debe a un factor clave: el reparto. Robert Downey Jr. está gigantesco interpretando al famoso detective, mientras que Jude Law está a su altura, o incluso mejor. La química que desprenden es digna de aplauso. Un soberbio acierto de casting el haber seleccionado a estos dos actores, que resultan tremendamente convincentes.