Estos días se cumple el primer aniversario del reconocimiento del primer caso de Covid en el mundo. Entonces se reconoció oficialmente el contagio del nuevo virus por la OMS en la ciudad china de Wuhan y el fallecimiento, el 9 de enero, de la primera víctima mortal. Sin embargo la firma añadida al Covid, el número 19, es el reconocimiento de que fue en 2019 cuando se produjo la aparición del virus en un mercado de Wuhan, mercado que ya  se cerró el 1 de Enero del pasado año.

Quizás no sea tan importante poner fechas exactas como recordar que ya llevamos un año de pandemia. Que el mundo ha cambiado desde entonces. Que el virus sigue entre nosotros y que, aunque se han descubierto en tiempo record vacunas, tardaremos mucho tiempo en erradicarlo y eso en el caso de que no se haga endémico y tengamos que convivir con él, al igual que sucede con el de la gripe.

Un virus que nadie sabe todavía a ciencia cierta cómo surgió pero que se ha instalado en todo el mundo afectando gravemente a la salud y la sanidad de todo el planeta. El Covid19 no solo es un elemento que ha supuesto la necesidad de unos nuevos planteamientos de higiene y costumbres, sino también es algo que ha cambiado totalmente nuestro modo de vida y la propia economía y trabajo de empresas y personas.

Que este aniversario no nos asuste sino que sirva como punto de inflexión para luchar con más fuerzas y empeño contra algo que fue inesperado pero que tendremos que superar. Y buscar en la situación, vías de escape y renovación social e individual. Que un mal no nos destruya sino que nos permita seguir avanzando en el duro camino de progreso y mejora de la vida de la Humanidad.