Un discurso político histórico en el corazón político de EEUU y del mundo. Un hecho que inspiró a una generación y posibilitó volver a creer en el sueño americano.

 El 28 de agosto de 1963 enfrente al monumento de Abraham Lincoln, en el corazón político de EEUU y del mundo, en Washington D.C., el pastor y líder de los derechos civiles de los afroamericanos, Martín Luther King, quien hoy cumpliría 91 años, pronunció su famoso y recordado discurso “I have a Dream”

Un discurso brillante y con una oratoria cuidada y extraordinaria. Un texto que sirvió de base y creencia para muchos movimientos originados en los años 60 y 70, y especialmente, para la lucha de las mujeres afroamericanas por su mensaje de esperanza e igualdad. Mujeres intelectuales e influyentes que rompieron su silencio y así como las limitaciones del corsé de los estereotipos raciales tales como Angela Davis, June Jordan, Audre Lorde, Maya Angelou, Toni Morrison, Bell Hooks, Alice Walker, Shirley Chisholm o Barbara Smith Conrad, entre otras.

Los acontecimientos históricos han puesto de manifiesto que la lucha de las mujeres comenzó mucho antes del nacimiento de Martin Luther King. Algunos historiadores la ubican en torno al siglo XIII y otros consideran que se inició formalmente en el siglo XIX. Por esta razón no podemos olvidarnos de aquellas figuras ocultas que precedieron a las mencionadas como Harriet Tubman, Sojouner Truth, Madame CJ Walker, Anna Julia Cooper o Ida Wells Barnett.

Este amplio espectro de mujeres luchadoras afroamericanas, a diferencia del feminismo conocido, tienen diferentes historias y diferentes reivindicaciones. Su discurso se orienta a la deconstrucción y reconstrucción de los estereotipos que las deslegitiman en la sociedad, no solo por el hecho de ser mujeres sino también por su condición racial. Por lo que su historia ha de ser contada desde su propia perspectiva, visión y corazón.

Gracias a todas esas mujeres que sentaron los cimientos del feminismo negro, han surgido de referentes intelectuales, políticos y sociales como Wangari Maathai, Ellen Johnson Sirleaf, Mae Jemison, Condolezza Rice, Michelle Obama,Sahlework Zewde,Misty Copeland o Meghan Markle.

El discurso de Martin Luther King no solamente fue el corazón y el pilar emocional de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos, sino también la prueba fehaciente del poder de la transformación y la magia de las palabras. Palabras que el mismo Barack Obama recogió en su discurso de investidura lleno de coraje y optimismo y que ahora las mujeres vuelven a retomar convirtiéndose en herederas de la lucha por la igualdad, la reivindicación y el emporaderamiento.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE