Jack Ma, fundador de Alibaba es el claro ejemplo de como la perseverancia y la constancia en perseguir tu sueño son aspectos fundamentales para crecer.

Jack nació en Hangzhou, China, en 1964 y desde el primer momento pareció empeñado en demostrar que, si el éxito era cuestión de voluntad, él iba a apostar por ello. Criado en el seno de una familia humilde. Nunca fue muy buen estudiante, de hecho suspendió dos veces el examen de acceso a la universidad. Comenzó dando clases de inglés por 12 dólares al mes.

Fue rechazado en más de 30 trabajos antes de convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo. Intentó entrar en la policía pero fue rechazado. También intentó entrar a trabajar en la cadena de comida rápida KFC y de los 24 aspirantes al empleo fue el único que no lo consiguió. Esto lejos de hundirlo le dio impulso para seguir superándose a sí mismo, en palabras suyas “me acostumbré a ser rechazado, pero seguí peleando”.

Jack Ma optó, por fin, por el emprendimiento. En 1994 fundó su primera empresa, Hangzhou Haibo Translation Agency, en la que se desempeñó con poco éxito como traductor y profesor de inglés. Un año más tarde, durante una visita a Estados Unidos, todo cambió: descubrió Internet. Fascinado, su primer contacto con la red le llevó a realizar una búsqueda de cervezas del mundo. Le sorprendió no encontrar ninguna china. Siguió indagando y se dio cuenta de que apenas había información sobre su país. Ahí surgió su segunda tentativa, China Pages. Unas pocas horas después de crear su página web comenzó a recibir correos electrónicos de parte de varios inversores chinos: supo entonces que había encontrado su camino. En cinco años la empresa amasó 5 millones de yuanes —unos 725.000 euros de la época—. A los 33 años, el hombre que revolucionaría el mundo digital chino se compró su primer ordenador.

En 1999, tras un año trabajando en el ámbito de la tecnología de la información para una empresa pública, junto a un grupo de amigos puso en marcha su nuevo proyecto: Alibaba.

Alibaba comenzó como un punto de encuentro para proveedores chinos y empresas extranjeras interesadas en hacer negocio en China. Hoy es la séptima empresa más valiosa del mundo. Su capitalización bursátil alcanza los 416.000 millones de euros, una cifra superior al PIB de Tailandia, la 25ª economía mundial. Esto ha hecho de Ma la persona más rica de China y la 19º del planeta, según la lista Forbes, con un patrimonio valorado en 34.000 millones de euros.

Finalmente Jack Ma consiguió que su optimismo, confianza y la fe en lo que hacía diera sus frutos.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE