El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, no ha conseguido su éxito de la noche a la mañana, sino que tiene detrás una carrera política de casi 50 años y una vida de 77 años llena de tenacidad y persistencia.

La perseverancia es constante en la vida y la carrera de Biden.Se presentó por primera vez como candidato a la Presidencia de los Estados Unidos en 1988, y de nuevo en 2008, antes de servir como vicepresidente bajo el mandato de Barack Obama. A la tercera va la vencida y con toda probabilidad Biden será proclamado Presidente después de haber sido el candidato más votado en toda la historia de EE.UU. Y también será el presidente de más edad.

Biden creció con un impedimento en el habla, que ha reducido con constancia y voluntad desde sus veinte años. Cuando se le preguntó cómo lo hizo, dijo que recitando poesía en el espejo. En una carta que escribió al presidente de la Asociación Nacional de Tartamudeo en 2009, Biden dijo: «Todavía recuerdo las duras lecciones de crecer con este impedimento pero estas experiencias me enseñaron que cuando luchas con toda tu alma por conseguir algo lo puedes hacer» Como dijo Benjamín Franklin,«La energía y la persistencia conquistan todas las cosas».Un ejemplo de persistencia es que tuvo que pedirle cinco veces a su actual esposa en matrimonio antes de que esta, ahora una gran compañera, le diera el sí.

Biden, de religión católica, pero un hombre compresivo, amable y tolerante con todas las personas y creencias, es el candidato que han apoyado aquellos que consideran que la sociedad americana todavía debe cambiar y eliminar las desigualdades de raza, sexo y todo tipo de condición.

Hace casi cien años, el presidente Coolidge afirmó que «Nada en este mundo puede reemplazar la persistencia». «Todavía no» no significa nunca. Significa reevaluar,trabajar y buscar el modo de lograr los objetivos.

Biden ha tenido muchas cosas que superar y una de ellas tremendamente difícil a nivel personal.Después de un accidente de coche en 1972 que mató trágicamente a su primera esposa y su hija, sus otros dos hijos fueron hospitalizados con múltiples fracturas y daños físicos. Biden pensó en renunciar a su asiento en el Senado, pero enves de ello, juró el cargo mientras estaba en el hospital y realizó el viaje de ida y vuelta diario de 250 millas para ayudar a sus hijos.Durante los 36 años de Biden en el Senado, viajó diariamente entre Delaware y Washington D.C., un total de tres horas de viaje cada día de la semana, para poder estar presente en sus vidas.

El compromiso con una causa no tiene que significar el abandono de otra. Si la voluntad es fuerte y el propósito claro, las circunstancias más extremas pueden ser superadas. Ese el caso de Joe Biden. Incluso su edad no ha sido un obstáculo por luchar para alcanzar el liderazgo de una nación que, quizás ahora, como él sueña y dice,pueda demostrar que la palabra unidos no es un mero adjetivo y la declaración de Derechos Humanos se cumpla fielmente bajo su presidencia con la ayuda de la primera mujer afroamericana y de origen indio que llega a la vicepresidencia, Kamala Harris.