Hija de la top model Cindy Crawford y del empresario Rander Gerber, Kaia ha tomado el relevo a su madre en la moda y cuenta con una excepcional y precoz trayectoria profesional que incluye colaboraciones con firmas como Calvin Klein, Fendi, Versace, Coach, Saint Laurent, entre otras, que la han convertido en una de las modelos más aclamadas de la industria de la moda.

Con tan solo diez años, la joven modelo debutó de la mano de Donatella Versace, siendo imagen de su línea juvenil, Versace Young. Firma con la que su madre tiene una especial vinculación por haber formado parte del elenco de musas del siempre recordado, Gianni Versace.

En el año 2015, Kaia dio el salto profesional como modelo fichando por la prestigiosa agencia IMG Models y participando en el desfile de primavera/verano de Alexander Wang. Ese mismo año, con catorce años, fue coronada como “modelo revelación de año” por los “Fashion Media Awards” y además fue la imagen de las campañas de Marc Jacobs y Miu Miu.  Al año siguiente, en 2016, la modelo protagonizó su primera portada para Vogue (Paris), junto con su icónica madre, bajo el objetivo del gran Mario Testino.

En 2017 fue nominada como “modelo del año” por los “Fashion Awards”, premio que finalmente se llevó la modelo, Adwoa Aboah. Desde Meikmag estamos convencidos en que lo conseguirá próximamente. Kaia ha logrado algo que no está alcance de todas las top models,ni siquiera fue conseguido por su madre durante su extensa carrera; no solo ser una de las modelos imprescindible en los desfiles de Chanel, sino además protagonizar su propia colección para la firma francesa “Kaia x Karl” (2018), junto al eterno “kaiser” de la moda, Karl Lagerfeld.

En 2019 fue la encargada de otorgar el premio al Mejor Diseñador Masculino, el cual recayó en el diseñador Daniel Lee para Bottega Veneta, en última edición de los “British Fashion Awards” en el histórico Royal Albert Hall.

Kaia Gerber no solo cuenta con una de las carreras más prometedoras en la industria de la moda, sino que además es una de las mayores influencers de la Generación Z, con más de cuatro millones de seguidores, gracias también al trabajo de estilistas fetiches como Jen Atkin o Mónica Rose. Su estilo es fresco, imponente y no tiene miedo de abrazar la tendencia más pura con estampados y accesorios cool, sin olvidar frecuentes guiños a los años 90. Cada una de sus apariciones es analizada al milímetro y look que cuelga en Instagram, look que convierte en éxito de moda a base de millares de likes.

En todos últimos años, Kaia Gerber ha demostrado que tener buenos genes y ser hija de uno de los iconos de la moda de los 80, te abre las puertas, pero también que se ha de estar a la altura de las circunstancias. Sin duda, Kaia es el claro ejemplo de trabajo, éxito y brillo propio.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE