El pasado 26 de enero de 2020, Kobe Bryant falleció en un accidente de helicóptero en Calabasas (California) a los 41 años, junto con su hija la también jugadora de baloncesto, Giana “Gigi” Bryant.

Con motivo del comienzo del mes de la historia negra (Black History Month) queremos rendir un homenaje al que fuera uno de los atletas más brillantes de todos los tiempos. 20 temporadas de carrera profesional en la NBA, todas ella en Los Ángeles Lakers desde que su elección en el draft de 1996; 5 anillos de campeonato, 18 veces All Star, 15 veces miembro del mejor quinteto de la NBA, 2 veces MVP en la Finales de la NBA, 1 MVP en la temporada regular, 4th máximo anotador en la historia de la NBA, 2 medallas de oro olímpicas y un Oscar….este es el sobresaliente y único en la Historia legado que deja a sus espaldas Kobe Bryant, que ya era considerado una leyenda y que ahora es un auténtico mito.

Hijo de jugador de baloncesto, Joe Bryant, Kobe nació en Filadelfia en 1978, pero pasó gran parte de su infancia en Italia debido a la carrera de su padre. Tras unos años fuera del país, regresó a los Estados Unidos en 1991 donde ya deslumbraba por su talento y habilidad en el juego, similar al de Michael Jordan. Al lado de figuras como Ray Allen, Stephon Marbury, Marcus Camby o Allen Iverson, Kobe Bryant fue elegido en el draft de 1996 en el puesto 13 por los Charlotte Hornets y traspasado de inmediato a los Lakers. Los Ángeles se convirtió en su ciudad y el Staples center en su casa. Kobe siempre brilló con luz propia y en su camino a la gloria estuvo acompañado de dos grandísimos jugadores: Shaquille O’Neal,con quien, a pesar de su conocida relación de amor-odio, ganó sus primeros 3 anillos NBA y Paul Gasol,el mejor jugador español de este siglo, su mano derecha y un gran amigo, con quien conquistó 2 campeonatos más. Y desde entonces, el resto es ya historia. No hay palabras suficientes que describan su potencial, calidad, capacidad e ingenio en la cancha.

Es indiscutible que Kobe Bryant era un jugador de un nivel superior al resto solo comparable quizás con Abdul Jabbar o Michael Jordan. Su pasión era el juego y su único objetivo ganar. La excelencia de su talento se basaba en su autoliderazgo y autoconciencia. Su día a día era de una gran disciplina, profesionalidad y autoexigencia. De ahí el apodo con el que él mismo se autoproclamó “La Mamba Negra”(The Black Mamba). Un apodo que terminó por convertirse en su alter ego, y que le define a la perfección, en consonancia con el comportamiento de esa poderosa serpiente, rápida, ágil, agresiva, territorial y letal.La mentalidad de “La Mamba”no era simplemente una actitud en cada partido, sino un estilo de vida, que ha inspirado y seguirá inspirando a todas a las futuras generaciones.

Kobe-Bryant-Oscar

Kobe Bryant no solo obtuvo logros dentro de la cancha, sino también fuera. Su mentalidad positiva y su carácter le sirvieron, más allá del baloncesto, para afrontar los grandes desafíos personales y alcanzar sus expectativas como empresario. Kobe fue el jugador, tras Michael Jordan, que impulsó la idea de una carrera post deportiva a nivel empresarial, tal y como hoy la concebimos. Su extraordinaria astucia le brindó la oportunidad de cerrar negocios como la co-fundación del Fondo de capital de riesgo, Bryant Stibel, con su socio Jeff Stibel, cuya compaña cuenta hoy con más de 2000 millones de dólares (1815 millones de euros), en activos, invirtiendo, en tecnología, medios y datos. Fue accionista en Epic Games, creador el famoso videojuego online “Fortnite” e invirtió en Nintendo, Scopely o LegalZoom, y fue imagen de innumerables y grandes campañas publicitarias como Adidas, Sprite, McDonald’s, Guitar Hero, NBA 2k10, Turkish Airlines, FiFa 2016, Apple TV, Challenged Athletes Foundationo Nike, entre otras. Además de conseguir un fabuloso contrato con la Asociación de Baloncesto de China.

Excepcional jugador, excelente empresario y extraordinario padre de familia, estaba casado con Vanessa Laine Bryant, a quien conoció hace ya más de 20 años, Kobe Bryant siempre tuvo claro que lo fundamental en la vida es la familia. No cabe duda del amor que sentía y proclamaba a los cuatro vientos por sus hijas, Bianca, Natalia, Giana “Gigi”, quien desgraciadamente también falleció en el accidente, y la pequeña Capri, así como por su esposa.

Kobe-Bryant-hija

Aun conmocionados por la muerte de Kobe Bryant y su hija Giana solo nos queda unirnos al dolor de la afligida familia y honrar la memoria de esta inolvidable estrella de la NBA, recordando la célebre carta que le hizo ser el primer jugador de la NBA en ganar un Oscar con una maravillosa película de animación, un documental sobre su vida y carrera.

«Querido baloncesto,

Desde el momento en el que empecé a ponerme los calcetines de jugar de mi padre, disparando mi imaginación con tiros ganadores en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad: quedé enamorado de ti. Un amor muy profundo al que le entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo hasta el alma y el espíritu.

Siendo un niño de seis años, profundamente enamorado de ti, nunca vi el final del túnel, solo me veía a mí mismo corriendo para salir de uno. Y corrí, corrí hacia arriba y abajo de cada cancha, después de cada balón perdido, por ti. Exigiste mi empuje, te di mi corazón, porque eso vino con mucho más. Recogí el sudor y atravesé el dolor, no porque el desafío me llamase, sino porque TÚ me llamaste. Hice todo por TI, porque eso es lo que tú haces cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me has hecho sentir.

Concediste a un pequeño niño de seis años su sueño Laker, y siempre te amaré por ello. Pero no puedo amarte de manera tan obsesiva por mucho más tiempo. Esta temporada es lo último que puedo y tengo que dar. Mi corazón puede atajar los golpes, mi mente puede lidiar con la dura rutina, pero mi cuerpo sabe que es tiempo de decir adiós.

Y eso está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas para que ambos podamos saborear cada momento que vivimos juntos. Los buenos y los malos. Todo lo que nos hemos dado mutuamente.

Los dos sabemos que no importa lo que haga después, pues siempre seré ese niño con calcetines y jugando con cubos de basura en la esquina: “05 segundos en el reloj, balón en mis manos 5… 4… 3… 2… 1”

Siempre te amaré,

Kobe».

Kobe Bryant: siempre te mantendremos en nuestra memoria, nuestros pensamientos y nuestros recuerdos. Permanecerás intocable, intangible… y tu luz resplandecerá en nuestras almas para la eternidad.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE