Una de las enfermedades más incapacitantes del mundo actual es la ataxia, que no es una enfermedad específica con una sola causa,  sino el síndrome originado por diferentes enfermedades y elementos,  todos ellos causantes de los terribles efectos que supone la falta de coordinación del movimiento o dificultades en el habla, la deglución y funciones fundamentales en el organismo.

La ataxia consiste en la falta de control muscular y  de coordinación de los movimientos voluntarios, como caminar o recoger objetos. Como signo de una condición subyacente, la ataxia puede afectar a otras funciones del cuerpo y crear dificultades en el habla, el movimiento de los ojos y la deglución.

La ataxia persistente suele ser el resultado de un daño en el cerebelo,  la parte del cerebro que controla la coordinación muscular. Muchas afecciones pueden causar ataxia, incluidos el abuso de alcohol, ciertos medicamentos, accidentes cerebro-vasculares, tumores, parálisis cerebral, degeneración cerebral y esclerosis múltiple. También puede tener causas genéticas hereditarias..

El tratamiento de la ataxia depende de la causa. Los dispositivos adaptativos, como caminadores o bastones, pueden ayudar a conservar cierta capacidad  de movimiento y evitar la total dependencia.. La fisioterapia, la terapia ocupacional, la terapia del habla y el ejercicio aeróbico regular  pueden ayudar también a una cierta recuperación o a que la incapacidad no avance.

La ataxia puede manifestarse con el tiempo o presentarse de forma repentina, pero siempre hay síntomas que avisan, como andar de modo inestable o tener tendencia a tropezar. También tiene manifestaciones en la dificultad para escribir como antes o realizar tareas simples como abrocharse los zapatos o el botón de una camisa. La ataxia puede producir también cambios en el habla o dificultad para tragar alimentos.

Una de las enfermedades más directamente asociada a la ataxia es la esclerosis múltiple y es la más grave pero no la única.  Se puede producir ataxia por un traumatismo craneal o un accidente cerebro-vascular. También algunas infecciones que afectan al sistema inmune pueden degenerar en ataxia.

Y algo muy importante. Algunos medicamentos, sobre todo los sedantes y barbitúricos, pueden causar ataxia en algunos pacientes por lo que es importante observar siempre las indicaciones del médico.

Otra causa, aunque menos común, de la ataxia, es el défícit de Bitamina E o B12, por lo que es fundamental, a partir sobre todo de determinada edad, tomar alimentos ricos en estas vitaminas. Y, como ya hemos dicho otra de las causas es el abuso del alcohol. Evitarlo y llevar una alimentación cuidada, así como hacer ejercicio regularmente, son fundamentales para su prevención.