Philippe Lacôte, ha presentado en el Festival de Venecia de 2020, La Nuit des Rois (La Noche de los Reyes). El segundo largometraje del director franco-marfileño después de ‘Run’, seleccionado en el Festival de Cine de Cannes.

En La noche de los reyes (La Nuit des rois), un joven arrojado a la infame prisión de La Maca, en Costa de Marfil, se ve obligado a inventar una historia que dure hasta el amanecer o afrontar las consecuencias, como una especie de Scheherazade moderna. Un film que combina elementos de cuentos de hadas y narraciones con un fondo vívidamente dibujado de mayor realismo basado en imágenes y sonidos tanto como en la voz humana para contar sus múltiples historias. En esta ocasión, el cineasta franco- marfileño Philippe Lacôte vuelve a contar con el actor, Abdoul Karim Konate, quien ya participó en su primera película, Run, protagonizando en un extraordinario papel secundario, Venice Horizons.

La infame prisión de La Maca es un enorme infierno de hormigón en las afueras de Abidján, una vez construida para 1.500 prisioneros, pero que actualmente alberga a más de 5.000 personas. El complejo penal está ubicado en el antiguo Parque nacional del Banco y, por lo tanto, rodeado de una exuberante vegetación tropical, mientras que por dentro se ve y se siente como una colonia de hormigas, con lo que a primera vista pueden parecer hordas caóticas que rápidamente se revelan como altamente organizadas alrededor de un solo líder.

Como se explica al principio, los reclusos están tan organizados que básicamente dirigen el lugar. La mayor parte del poder se concentra en manos del dangoro, un detenido que es designado jefe de los presos. La tradición impone que permanezca en el poder hasta que sea demasiado débil físicamente para reinar, momento en que se suicidará para dejar espacio al próximo líder. Este escenario es exactamente lo que varios jóvenes exaltados, encabezados por Lass (Konate), esperan que suceda pronto con el aún imponente dangoro actual, Blackbeard (un solemne Steve Tientcheu, el alcaíde del nominado al Oscar por Los Miserables). Pero a pesar de su nombre, su barba en realidad ha comenzado a encanecer y, claramente, Barbanegra ya no está en el mejor estado de salud.

Continuando con su reinado como si nada pasara, Barbanegra ordena que un recién llegado (Kone Bakary, fuerte y sólido) sea el nuevo «Roman«, que es tanto un nombre como la palabra francesa para una novela, un libro de narraciones. El motivo del apodo es que todas las noches hay luna roja, se encienden lámparas y los prisioneros se quedan despiertos para escuchar los cuentos de su “roman”, el narrador de la prisión, que tiene que seguir hasta el amanecer o arriesgarse a a correr la misma suerte que Scheherazade si no inventa una narración cada noche.

Así que la última encarnación de Roman, un joven tímido, se ve obligado a inventar una historia épica en su primera noche en la cárcel y hacerlo en francés, la lengua franca de la prisión. Empieza a vacilar, hasta que recuerda que su tía era una griot, una narradora de historias de África Occidental, y que fue a la escuela con los infames y era conocida por toda la población carcelaria.

Cuenta una historia dentro de la historia y tiene varios comienzos y finales y en un momento determinado parece extenderse mágicamente en el tiempo, desde la vida de su tía hasta un antiguo reino africano, gobernado por una majestuosa reina (Laetitia Ky) luciendo un ejemplo relativamente conservador de las esculturas de cabello por las que se conoce a l artista-activista). Roman, primero vacilante pero luego con más fluidez, cuenta su relato, incitado en secreto por el único detenido blanco, un chiflado silencioso apodado Silence (interpretado por Denis Lavant de Holy Motors).

Los otros prisioneros no solo escuchan, comentan y gritan, sino que algunos de ellos también actúan y bailan durante ciertos pasajes, creando momentos inesperados de poesía visual que son captados por el director de fotografía nacido en Quebec , Tobie Marier Robitaill, con movimientos de cámara originales y fluidos. Las imágenes, a menudo en azules y marrones saturados de oscuridad y atravesadas por la luz ocre parpadeante de las lámparas de aceite, contrastan con las escenas de las historias que Lacôte tamién mezcla, y que a menudo ocurren a plena luz del día. Estas ocasionalmente tienen un toque fantástico, pero afortunadamente se mantienen mínimamente, ya que los efectos visuales son buenos, pero no excepcionales y tienden a sacar al espectador de la película en lugar de ayudar a apoyar sus historias.

Si bien el hecho de que Roman pueda tener que afrontar duras consecuencias si deja de contar su historia antes del amanecer se utiliza nominalmente como fuente de suspense, los oscuros designios de Barbanegra y un prisionero que visita a un joven travestido (Gbazy Yves Landry) finalmente perduran más. El motor principal de la narrativa no es en realidad el suspense, sino la fuerza de los diversos cuentos en sí mismos y cómo siguen ramificándose en diferentes direcciones solo para reconectarse inesperadamente o reinventarse y reestructurarse.

Lacôte generalmente toca temas como la importancia de la narración, así como el hecho de que incluso algunas de las mejores historias no resisten un escrutinio minucioso. El cuento cinético de Fernando Meirelles sobre un crimen en las favelas, en la Ciudad de Dios, está marcado, irónicamente justo después de una escena que parece citar otra película: el cuento de Matteo Garrone sobre el mundo del crimen en Nápoles, Gomorra. Las tres películas cuentan dinámicamente historias sobre jóvenes que intentan sobrevivir en un mundo donde el crimen parece tener más sentido que muchas otras opciones.

Y otro tema referente: El público local y los aficionados a la política de África Occidental también podrían ver un cierto paralelo con alguna historia real, incluida uno que conecta el destino de Barbanegra, el líder a quien una parte de la población quiere que se elimine cuando se lo considera inadecuado, y el del expresidente Laurent Gbagbo. Dicho esto, La Nuit des Rois es igualmente interesante sin este guiño a la política y la historia reciente de Costa de Marfil.

Lacôte también se basa en gran medida en un paisaje sonoro bellamente detallado, que a menudo juega con lo que sucede fuera de la pantalla tanto como con lo que es realmente visible.

La Nuit des Rois además de proyectarse en el Festival de Cine de Venecia, también será visionada en el Festival de Cine de Nueva York y en el de Toronto, todo un “hattrick” para el director que llega dispuesto a conquistar el otro lado del charco.

 

(Fuente: Hollywood Reporter)