La capital inglesa siempre ha ejercido una fascinación especial para el viajero. Londres es una de las ciudades míticas del planeta. Una ciudad antigua y moderna, llena de historia e  historias, que conserva algunos elementos emblemáticos. Desde sus taxis negros que mantienen la misma forma desde el pasado siglo a sus cabinas telefónicas que se mantienen como punto de referencia turístico aunque su utilización en la actualidad sea casi nula.

Buckingham Palace

Londres es una de las ciudades más monumentales de Europa, pues europea es, aunque a nivel económico y político se haya producido el Brexit y Gran Bretaña haya abandonado la UE. Sin embargo Inglaterra es uno de los países más antiguos de Europa, cuna del idioma más hablado en todo el orbe.

London Eye

Londres es Historia y vida. Una ciudad cosmopolita y ejemplo de diversidad en sus habitantes. Personas originarias de todos los continentes pueblan la antigua capital del Imperio Británico. Una ciudad colorista, actual y clásica,  que tiene algunos de los mejores museos del mundo, tanto en Arte ( Tate Gallery ) como a nivel científico y arqueológico ( Bristish Museum).

British Museum

Tiene también el Parlamento más fotografiado, las Houses of Parliament, impresionantes catedrales, como St. Paul y Westminster Abbey y dos plazas icónicas: Picadilly Circus, alrededor de la cual se concentran los mejores cines y teatros de Londres, y Trafalgar Square, con la impresionante columna erigida en honor de uno de los marinos más reconocidos de la Historia, el Almirante Nelson.

Westminiter Abbey

Y un detalle que a nadie escapa: Londres es la ciudad con mejores almacenes y comercios de ropa del mundo. Era tradicional viajar a Londres para disfrutar de la ciudad… y para comprar. Y no solo en grandes superficies como Harrod´ s, Macy´sque cuentan además con magníficos edificios, una obra de arte en sí mismos, sino en mercadillos donde se puede encontrar de todo: desde telas exóticas, muebles antiguos, ropa fashion y vintage, libros con cientos de años en sus cubiertas y páginas… Entre estos mercadillos el más famoso es Portobello, en el West End, cerca de otra de las grandes señas de identidad de la ciudad: Hyde Park, un parque lleno de árboles centenarios y un precioso lago, lleno de historias y leyendas urbanas de misterio.

Hyde Park

En uno de sus laterales se encuentra el Royal Albert Hall, quizás el más famoso auditorio de música del mundo, y en el que se dan conciertos clásicos y sinfónicos,  junto a actuaciones de grupos y artistas musicales míticos.

Royal Albert Hall

Atravesada por el Támesis, esta ciudad multirracial y mestiza embruja al visitante. En el centro de Londres, Oxford Street es una arteria inolvidable para el viajero: tiendas de todo tipo, cines, cafés, pubs y restaurantes… en una de las calles más animadas y diversas del mundo. Y, muy cerca, se encuentra otra zona de pequeñas tiendas y lugares de ocio que hay que visitar: el Soho londinense.

Camden Town

La diversidad de la población se corresponde con la diversidad de estilos arquitectónicos y de formas de vida. Londres contiene barrios tan diferentes como Chelsea, con bellas casas victorianas y las mejores boutiques de moda, Westminster y Belgravia, con algunos de los mejores hoteles del mundo o la City, la más antigua capital financiera del planeta.

Chelsea

Clasicismo y modernidad, metrópoli llena de contrastes, Londres es una ciudad para todos los bolsillos. Se puede visitar con mucho… o con muy poco, con posibilidades de alojamiento y restauración para todos los gustos. Ciudad, a la vez, de aristócratas y mochileros, uno puede pasar sin grandes distancias, de Buckingham Palace y London Tower a las zonas más típicas e informales.

Tower Bridge

¿Cuál el mejor modo de conocer Londres? Caminar, sin duda, pero también puede hacerse de parada en parada y trayecto en trayecto por su gran red de metro, en tiempos uno de los más modernos y rápidos conocidos y actualmente renovado y ampliado, con sus características líneas de colores.

Picadilly Circus

El verdadero viajero se fascina con vivir su gran viaje, único y personal. Pero el lugar mejor para empezar ese camino vital de conocimiento es una ciudad que nunca podrá olvidar: Londres, un lugar maravilloso e iniciático, la ciudad que, durante mucho tiempo, marcó, con su Big Ben, la hora del mundo.