NUEVA YORK, Estados Unidos.- Unos 250 profesionales de la moda negra presentaron el jueves una petición redactada enérgicamente, denunciando la situación y el racismo ante el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos. pidiendo a la organización comercial que use su estatus para responsabilizar a la industria en la contratación y promoción de personas de raza negra.

La carta, llamada The Kelly Initiative, fue organizada por el editor Jason Campbell, el director creativo Henrietta Gallina y el escritor Kibwe Chase-Marshall. Lleva el nombre en honor de Patrick Kelly, el diseñador negro que fue el primer estadounidense en ser admitido en la Chambre Syndicale du Prêt-à-Porter en 1988.

Entre los firmantes se incluyen a los diseñadores: Edward Buchanan, Martine Rose y Victor Glemaud; los directores de moda Gabriella Karefa-Johnson (Garage), Carlos Nazario (i-D), Tiffany Reid (Bustle Digital Group) y Corey Stokes (Highsnobiety); el famoso estilista Jason Bolden; la directora cosmopolita de belleza Julee Wilson; la estilista Shiona Turini, la Directora de Vogue Fashion News, Chioma Nnadi, Virgil Abloh, Kerby Jean-Raymond, la editora en jefe de Teen Vogue, Lindsay Peoples Wagner, la activista Bethann Hardison o la diseñadora Aurora James, entre otros, que señalan también que puede haber diferentes opiniones entre los profesionales en cuanto a cómo impulsar a mejor el cambio en la industria.

El grupo de la Iniciativa Kelly dice que la moda ha priorizado «la óptica sobre la búsqueda auténtica de la equidad» y que el CFDA «ha permitido que prosperen las culturas explotadoras de prejuicio, tokenismo y discriminación laboral sin ser denunciadas suficientemente por el tipo de intervención de vigilancia que se espera de la organización de un paraguas de la industria»

La petición insta al CFDA a realizar un censo de las compañías del sector para recopilar datos sobre la composición racial de los empleados en todos los niveles de sus organizaciones , a ofrecer capacitación y  mitigación de prejuicios a los gerentes y pedir a sus miembros que firmen un compromiso para crear oportunidades de contratación para profesionales negros. La carta también exige que las firmas de reclutamiento  de la moda firmen que firmen la misma promesa y que sus prácticas sean auditadas por un tercero. Después de recopilar los datos de la industria, la petición propone que la CFDA la publique anualmente para proporcionar puntos de referencia y registrar el progreso de las acciones que se piden.

En un comunicado, un representante de la CFDA dijo que ya está siguiendo las acciones publicadas en una carta el 4 de junio, que incluía un programa de empleo, y que continúa sus relaciones con Hardison y Harlem’s Fashion Row siguiendo iniciativas de diversidad. La organización dijo que también trabajará con grupos más nuevos, específicamente el Black in Fashion Council dirigido por Peoples Wagner y la publicista Sandrine Charles.

«Nuestras prioridades son garantizar que el CFDA represente todas las necesidades de la industria, lo que incluye brindar más diversidad e inclusión», se puede leer en el comunicado.

A medida que el creciente movimiento de protesta Black Lives Matter arroja  luz sobre la desigualdad racial y la discriminación en la sociedad, la industria de la moda está específicamente más señalada pues cuenta  con su propio racismo arraigado. Las líneas de los principales editores y ejecutivos de la moda son abrumadoramente blancas y muchas marcas han tenido que enfrentarse a fuertes críticas de empleados y consumidores por ofrecer declaraciones de apoyo al movimiento de protesta pero sin abordar realmente los problemas internos.

La reunión de la junta de CFDA el 2 de junio se centró en estos temas, con una conversación dirigida por los diseñadores Virgil Abloh y Kerby Jean-Raymond. Se unieron a la junta en septiembre de 2019,  Maria Cornejo y Carly Cushnie en un esfuerzo por diversificar el liderazgo de la organización comercial y reemplazar, entre otros, a Kara Ross (quien recibió críticas después de que su esposo, Stephen Ross, organizara una recaudación de fondos para el presidente Trump en agosto de 2019) y Georgina Chapman.

El 4 de junio, el presidente Tom Ford y el presidente Steven Kolb publicaron una carta pública. Esa carta anunciaba algunas acciones, incluido un programa de empleo para ayudar a colocar a los profesionales negros en trabajos de moda y donaciones de caridad.

La petición de la Iniciativa Kelly publicada el jueves dijo que esas iniciativas se quedaron cortas, describiéndolas como «intentos apresurados» para combatir el racismo que fueron «concebidos de manera tan insuficiente que carecían incluso de un nombre».

La plataforma conjunta también busca iniciar «The Kelly List», un índice anual de 50 profesionales negros en toda la industria que recibirán apoyo y posibilidades de exhibición de sus trabajos así como  oportunidades de establecer contactos, y que se comprometerán a contratar profesionales negros en su trabajo y durante su carrera. Los organizadores solicitaron, además, una reunión de videoconferencia con la CFDA el viernes 19 de junio, también conocida como Juneteeth, el día que conmemora el fin de la esclavitud en los Estados Unidos.

«Contribuiremos sin cesar al tejido y progreso figurativo de la moda. Nuestras manos han cogido algodón pero nuestras mentes están también preparadas para la confección de alta costura y el diseño y hoy tomarán el volante de nuestro destino dentro de la industria», dice la petición. «Ya no estaremos relegados al asiento trasero, o peor aún, completamente apartados del camino”

Fuente: Business of Fashion

www.bof.com