Con los crecientes rumores de que Bernard Arnault podría estar intentando renegociar un precio más bajo por la adquisición de Tiffany por parte de LVMH, el grupo de lujo francés señaló el pasado jueves que no comprará ninguna acción de la joyería en el momento actual.

“Considerando los recientes rumores, LVMH confirma que, en esta ocasión,  no está considerando comprar acciones de Tiffany en el mercado”, dijo el conglomerado de lujo en un comunicado publicado el jueves por la mañana. La declaración sugiere que la adquisición planificada seguirá adelante, sin embargo en otro momento. La redacción parece deliberadamente ambigua, lo que sugiere la probabilidad de que Arnault, el hombre más rico actualmente de Europa, pueda estar intentando pagar un precio más bajo por la famosa joyería de Nueva York.

Foto: Adut Akech para la campaña T1 de Tyffany’s

El precio de las acciones de Tiffany se vio gravemente afectado tras la publicación de un informe en la publicación de moda WWD que decía que Arnault estaba teniendo dudas sobre el alto precio de compra de Tiffany. Dada la coyuntura actual, con la industria del lujo muy afectada por el Covid-19 y las recientes protestas en Estados Unidos esto se ve como una posibilidad muy real. Como ya se ha indicado, después de prolongadas negociaciones, LVMH, el conglomerado de lujo más grande del mundo, había acordado, en noviembre de 2019 comprar Tiffany por 16 200 millones de dólares, a 135 dólares por acción. El  acuerdo, la mayor adquisición jamás realizada en el sector del lujo, fue anunciado como un movimiento para impulsar significativamente la presencia de LVMH en América del Norte y en los negocios de relojes y joyas.

Sin embargo, después de que WWD informara que Arnault  había convocado una reunión de la junta directiva en París el martes 2 de Junio por la noche, todo parecía sugerir  que el presidente y accionista principal y controlador de LVMH podía haber cambiado de opinión, por lo que las acciones de Tiffany cayeron más del 10 % , a un valor de 114,24 dólares por acción, en la Bolsa de Nueva York. Lo que significaba que LVMH podía adquirir las acciones de Tiffany mucho más baratas en el mercado que en su acuerdo previo.

En otro comunicado posterior se señalaba que “La junta directiva de LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton se reunió el martes 2 de junio de 2020 y centró su atención en el desarrollo de la pandemia y su potencial impacto en los resultados y las perspectivas de Tiffany & Co con respecto al acuerdo que vincula los dos grupos”.  Algunos observadores en París especulan que LVMH filtró deliberadamente la información en la reunión de la Junta del martes a WWD, para reducir el precio de las acciones de Tiffany en el mercado, dando a Arnault más capacidad para renegociar un precio de compra más bajo. Según informes fidedignos, a LVMH también le preocupa que Tiffany no pueda cumplir algunas de sus obligaciones de deuda después de que se complete la adquisición, lo cual, en teoría, podría dar a LVMH una excusa legal legítima para desvincularse del acuerdo previo y renegociar la compra en términos más ventajosos. Dada la caída del negocio de lujo en los últimos dos meses, los observadores han sugerido que un flujo de efectivo más débil podría impedir a Tiffany respetar sus convenios de deuda. De hecho Tiffany debía haber publicado sus resultados trimestrales el viernes, pero lo retrasó hasta el martes.

Las múltiples llamadas a ejecutivos de LVMH solicitando más comentarios sobre la breve declaración no han sido atendidas. Sin duda la crisis de la pandemia ha cambiado la situación y también la realidad de la oferta y demanda.

Fuente: Fashion Network