Meryl Streep es una de las más grandes actrices de todos los tiempos. Nadie puede alardear de una carrera más prolífica y reconocida en el mundo del cine. Es, sin duda, ya un mito cinematográfico.Y ese mito hoy, 22 de Junio, día en que Mary Louise Streep nació en Summit, New Jersey, cumple 71 años, de los cuales, 60 han sido de trabajo ininterrumpido y de actuaciones impresionantes y gloriosas. Capaz de actuar en todos los géneros, desde el drama a la comedia, Meryl Streep  ha sido interprete de films considerados de los más importantes de las últimas décadas,  dirigida por los mejores realizadores de Hollywood y de todo el mundo y con actuaciones realmente magistrales. Actriz no solo de cine, sino también de teatro y televisión, ha sido nominada a los Oscars en 21 ocasiones, algo que ninguna otra figura del cine ha conseguido.

Debutó en las tablas con The Playboy of Seville en 1971 y fue nominada posteriormente al premio Tony por Recuerdo de dos lunes y 27 vagones llenos de algodón, en 1976. Más tarde trabajó en televisión en The Deadliest Season y empezó en el cine, en 1977, con Julia, En 1978, recibió el premio Emmy por su actuación en la serie Holocausto y fue candidata por primera vez al Óscar por The Deer Hunter ese mismo año, premio que ganó posteriormente con Kramer contra kramer (1979) La decisión de Sophie (1982) y La Dama de Hierro (2011).

Meryl Streep ha tenido papeles destacados en muchas películas pero si hay tres en las que ha conseguido emocionarme como ninguna otra actriz han sido Los Puentes de Madison, esa obra maestra de Clint Eastwood como director y compañero de reparto, Memorias de África, en el papel de la escritora Karen Blixen, con Robert Redford de antagonista, y la ya citada La decisión de Sophie, una película que, cuando la vi la primera vez (no lo olvidaré nunca, en los cines Conde Duque de Madrid) me dejó literalmente clavado en la butaca y sin poder pronunciar palabra al terminar la proyección. Es uno de mis recuerdos cinematográficos más impactantes, no solo por su increíble actuación, sino porque el film es, posiblemente, la película más dura y difícil de asumir como seres humanos (quien no la haya visto debe hacerlo para comprender lo que es una decisión al límite,en tiempos trágicos e incomprensibles para el ser humano, una época en la que se exterminaba a capricho en los campos de concentración nazis al diferente, simplemente por ser judío o no pertenecer a la llamada raza aria) en fin, una actriz capaz de provocar recuerdos imborrables y quedar para siempre en la memoria.Una fabulosa intérprete que, sin tener un físico espectacular, ha demostrado cómo el cine puede llegar a ser inolvidable.

Hoy Meryl Streep cumple 71 años de cronología, pero su edad es mucho más joven porque sigue en la brecha, no ha dejado nunca de trabajar y pasará a la historia como una de las más grandes estrellas del Séptimo Arte.