Supermodelo, actriz, cantante, empresaria, presentadora, “youtuber”, activista y filántropa, Naomi Campbell es una de las modelos más influyentes de la historia y la más famosa a nivel mundial. Reconocida  Icono de la Moda en los premios CFDA y nombrada nieta honoraria del líder sudafricano Nelson Mandela, Naomi Campbell cumple 50 años con una formidable carrera a sus espaldas.

Nacida en el área de Brixton en el sur de Londres, Campbell estudió en la escuela de teatro Italia Conti Academy y apareció en los videos musicales para Bob Marley “Is this Love” y Culture Club: I’ll Tumble” antes de firmar con la agencia de modelos Synchro, a los 14 años, cuando fue descubierta por Beth Boldt, mientras estaba de compras en Covent Garden. Su carrera despegó rápidamente. Justo antes de cumplir 16 años, Campbell apareció en la portada de la revista británica Elle.

Foto: Pinterest

Muchos consideran que fue la primera modelo negra en aparecer en la portada de la edición británica de Vogue, en agosto de 1988, pero en realidad no lo fue, ya que Donyale Luna ya había aparecido en 1966. También se convirtió en la primera modelo negra en aparecer en la portada de la edición francesa de Vogue (1988), supuestamente después de que su amigo y mentor Yves Saint Laurent amenazó con retirar su publicidad de la revista si seguían negándose a incluir modelos negros en su portada. Al año siguiente apareció en la portada de la edición americana de Vogue, que marcó la primera vez que una modelo negra había aparecido en la portada del número de septiembre, tradicionalmente el más grande e importante del año.

Foto: Pinterest

En 1990, apareció en el video de George Michael “Freedom 90”. Un año más tarde fue una de las protagonistas del documental de Peter Lindbergh, Models: The Film, participa en el memorable desfile de Versace, junto a Linda Evangelista, Christy Turlington y Cindy Crawford, fue portada de la revista Time titulado Supermodelos y apareció, junto con el rey del Pop, Michael Jackson, en el video “In the closet” del álbum Dangerous.

Foto: Alamy

No podemos olvidarnos de la épica caída que protagonizó en el desfile de Vivienne Westwood en 1993, que se convirtió en uno de los momentos más recordados en el mudo de la moda.

En 1994 protagonizó la campaña de otoño/invierno de Prada, convirtiéndose en la primera modelo negra que fichaba por la firma italiana. Y, ese mismo año, debuta como cantante con el tema Love and Tears y conoció a Nelson Mandela, con quien entabló una estrecha relación de amistad. Colaboró en distintas causas benéficas y la nombró “nieta honoraria” tres años más tarde.

Foto: Getty Images

Junto con Christy Turlington, su amiga y compañera de piso en Nueva York, y Linda Evangelista formó lo que en la industria fue conocido como la Santa Trinidad y abrió junto con Elle Macpherson y Claudia Schiffer, el Fashion Cafe en Nueva York. También posó desnuda para la revista Playboy y en una serie de fotos de erotismo lésbico con Madonna para el célebre libro de la cantante, Sex.

Sin embargo, su color de piel se lo puso más difícil que al resto y tuvo que lidiar con el racismo que -aún hoy- campa a sus anchas en el mundo de la moda y de los contratos publicitarios. Mientras que sus compañeras y amigas Claudia Schiffer, Linda Evangelista o Christy Turlington -ninguna más famosa que ella- firmaban lucrativos contratos con compañías de cosméticos, ella protagonizaba portadas y videoclips, abría y cerraba los desfiles más prestigiosos, era la musa del fin de siglo…, pero estaba vetada en la liga comercial hasta que, en 1999, firmó su primer contrato de cosméticos con Cosmopolitan Cosmetics, una división de Wella, a través del cual lanzó varias fragancias.

Foto: Pinterest

En noviembre de ese año posó con otros 12 modelos para la portada de «Modern Muses» de la edición del milenio de American Vogue, filmada por Annie Leibovitz. Al mes siguiente apareció en la portada de Playboy. En octubre de 2001, apareció con el rapero Sean ‘P Diddy’ Combs en la portada de British Vogue.

Toda gran celebridad siempre se haya salpicada por la polémica en algún momento y Naomi Campbell no fue una excepción. Fue acusada de recibir del entonces presidente de Liberia, Charles Taylor como regalo los denominados “diamantes de sangre” durante una cena benéfica con Nelson Mandela, Quincy Jones, Imran Khan, Mia Farrow y Tony Leung. También se vio involucrada en una demanda por posesión de narcóticos y ha sido condenada a realizar trabajos comunitarios por agredir a su asistenta. Una mancha en su expediente que, por suerte, no ha logrado deslucir su maravillosa carrera.

En 2005, Campbell fundó la organización benéfica Fashion for Relief, que organizó desfiles de recaudación de fondos para  las víctimas del huracán Katrina en 2005, los ataques terroristas de India en 2009, los terremotos de Haití en 2010 y el de Japón en 2011 y también contribuyó contra la lucha activa contra el cáncer de mama, en recaudar más de 4.5 millones libras esterlinas.

Foto:Alamy

En 2012, Naomi Campbell encabezó, junto con Kate Moss, Karen Elson y Lilly Donaldson, el desfile de cláusula de los Juegos Olímpicos de Londres. Y, en 2013, en una iniciativa promovida junto con la modelo etíope Imán y la modelo y activista Bethan Hardison, publicó el manifiesto Balance Diversity. Una carta abierta en la que condenaban explícitamente a las firmas de moda más internacionales que no cuentan con modelos negras tanto en sus desfiles como en sus campañas publicitarias.

Foto: Getty Images

Es innegable la lucha contra la discriminación racial en el mundo de la moda que ha ejercido Naomi Campbell. Durante la Arise Fashion Week de 2010 alzó su poderosa voz para hacer un llamamiento al prestigioso grupo editorial Conde Nast a fin de que promovieran la creación de la edición africana de Vogue. Sin embargo, en 2017 se hizo publico el lanzamiento de Vogue Arabia, lo que la llevó a reiterar nuevamente la necesidad de dicha creación. «Debería haber una Vogue África. Acabamos de tener Vogue Arabia, y éste debería ser el siguiente paso», comentaba Campbell. Teniendo en cuenta que el peso del sector de lujo en África tiene un crecimiento exponencial superior y que genera más de 2.3 millones de dólares, esperamos que algún día su sueño se haga realidad.

Asimismo, cuando en abril de 2017, Edward Enninful fue nombrado Editor Jefe de la edición británica de Vogue, éste no dudó en contar con la supermodelo para encumbrar la cabecera y dar la máxima prioridad a la diversidad.

Foto: Getty Images

Al año siguiente, Campbell fue nombrada, como hemos señalado anteriormente, Icono de la Moda en los premios CFDA y aprovechó la oportunidad para destacar su herencia del sur de Londres y rendir homenaje a todas aquellas modelos negras que son sus predecesoras y que, junto a ella, han logrado allanar el camino a las nuevas generaciones. También participó en la Semana de la Moda de Lagos desfilando para diseñadores como Tiffany Amber o Kenneth Izela y en la conferencia Leading Women Summit organizada en Durban por Forbes África.

Naomi Campbell es una de las grandes figuras de finales del  siglo XX y del XXI. Una mujer con una personalidad poderosa y arrolladora y un aura tan espléndido y extraordinario que únicamente puede ser eclipsado por la propia Naomi.