En España, cada primer domingo de mayo, se celebra el Día de la Madre. Una festividad que conmemora el respeto, la admiración y el amor hacia las madres. Que honra su contribución, reconoce los esfuerzos de los lazos maternos y su esencial papel en nuestra sociedad.

Tener un hij@, en cualquiera de las formas posibles, es un regalo, un tesoro valioso que nos ayuda a crecer, a madurar en libertad y en felicidad, ya que ser madre descubre fortalezas y sensaciones que no sabíamos que albergábamos.

Para celebrar este día recopilamos algunas películas que recomendamos que veas (o vuelvas a ver) en compañía de tu madre para que juntos disfrutéis de una tarde perfecta.

El intercambio, de Clint Eastwood. La trágica historia de Christine Collins y la desaparición de su hijo está basada en un hecho real, que el gran director norteamericano supo plasmar con pasión y conmoción. El filme es grandioso en todos los sentidos. Desde su fastuosa ambientación de los años 20, pasando por su excelente fotografía, hasta sus verosímiles y espléndidas interpretaciones (Eastwood es uno de los mejores directores de actores y actrices) entre las que destaca una expresiva y conmovedora Angelina Jolie, como madre coraje.

La Habitación,  de Lenny Abrahamson. Una buena trama, bien conducida y sobre todo un magnífico inicio son las herramientas que utiliza Lenny Abrahamsom para presentarnos la historia que pretende contar en esta cinta y de paso introducirnos de lleno en el mundo de Mama (Brie Larson) y Jack (Jacob Tremblay). Una madre y un hijo viven en una habitación de la cabaña del jardín de su captor. Angustiosa y a la vez emocionante, la película es un guiño al valor de las pequeñas cosas, a dar importancia a lo verdaderamente importante. Además cuenta también con unas interpretaciones impresionantes.

Tully, de Jason Reitman. El director Jason Reitman y la guionista Diablo Cody apuestan por construir la semblanza poliédrica de un personaje femenino muy particular que lucha contra todo y contra todos, a la par que echa sobre sus hombros una carga de enormes dimensiones como madre responsable y abnegada. Cabe destacar el papel interpretado por una inconmensurable Charlize Theron, cuya mirada aporta absoluta credibilidad al personaje.

Lady Bird, de Greta Gerwig. El debut de la directora Greta Gerwig (Mujercitas), es una emotiva oda marcadamente femenina y feminista sobre el paso de la adolescencia a la madurez. Llena de corazón, inteligencia y sabiduría irónica, esta ópera prima está escrita y dirigida con singular maestría y notable fluidez. Un relato semiautobiográfico que nos adentra en la entrañable relación madre/hija, a partir de una aparente incomprensión que culmina con una demostración profunda y verdadera de amor genuino. Saoirse Ronan, también intérprete de Mujercitas y de otra gran película, Brooklyn, brilla en una increíble interpretación.

Akeelah contra todos, de Doug Atchison. Una película sobre el talento y el esfuerzo que requiere cualquier objetivo de auténtico valor en la vida. Enfocada a la sociabilidad, la necesidad de valores, la buena educación, la ternura y el empeño y amistad con la lengua y la ortografía. Una historia entrañable acerca de una muchachita preadolescente que irremediablemente conquista la simpatía y el cariño de quienes la vea.

Hannah y sus hermanas, de Woody Allen. Uno de los filmes más alabados de Woody Allen, considerada una de sus obras maestras, Una comedia inteligente e ingeniosa acerca del amor, la esperanza y la fragilidad de la felicidad. Sencillamente, excelente.

The Joy Luck Club, de Wayne Wang. Narra la historia de cuatro familias cuyas vidas están llenas de amor, tragedia, magia e intensidad. De los campos devastados por la guerra en la China a principios de siglo a la actualidad de las calles de San Francisco, las esperanzas, sueños y triunfos de dos generaciones salen a la luz a través de los asombrosos acontecimientos que marcaron sus vidas. Un melodrama basado en la novela de Amy Tan que si eres de las que les gustan las novelas sensibles y un poquito lacrimógenas, te encantará.

Todo sobre mi madre, de Pedro Almodovar. Nos cuenta la historia de una madre destrozada por la pérdida de su hijo que se ve envuelta en una serie de encuentros y desencuentros, desdichas y alegrías un tanto amargas, pero que pase lo que pase, jamás pierde la esperanza. Almodóvar retrata con convicción y profundidad una intrahistoria de personajes marginales en continuo  conflicto sentimental. Hay que las extraordinarias interpretaciones de Cecilia Roth y Penélope Cruz. No cabe duda de que esta película es un tributo único e inolvidable a la solidaridad femenina y al instinto maternal.

Quédate a mi lado, de Chris Columbus. Melodrama pero con una alta dosis de actitudes positivas y unos elementos sentimentales muy de alabar. Una perfecta mezcla de amor irracional y de  amor incondicional. Una película en la que queda absoluta constancia de que, aunque una verdadera madre es insustituible,  a falta de ella siempre permanece en el recuerdo el amor, su dedicación y protección.

Y para terminar, si queremos que mamá vea una película con los más pequeños, vamos a recomendar una gran película de animación de los estudios Disney y Pixar en colaboración, Los increíbles, una película de hace varios años que ha tenido su secuela recientemente, Los increíbles 2. No os perdáis ninguna de las dos. Incluso podéis hacer sesión doble, una tras otra. Porque esta película, dirigida por Brad Bird, y la segunda, realizada dado el gran éxito de la primera, es una de las más maravillosas películas de aventuras y superhéroes que se han hecho en cine. Especial para hacer feliz a mamá viendo disfrutar a sus niños.

Feliz Día a todas las madres y disfrutad con vuestros seres queridos!