Desde Meikmag os proponemos un viaje culinario saludable y que es it sweet: bizcocho de zanahoria. En los últimos años, esta receta casera se ha trasladado a las mejores reposterías urbanas, convirtiéndose en un postre que no puede faltar en ningún desayuno, comida o cena, al gusto.

La zanahoria es muy rica en caroteno y un eficaz antioxidante con propiedades anticancerígenas. La sabiduría popular la considera muy buena para la vista, cicatrizante intestinal, diurética y astringente. Crudas o cocidas son un excelente alimento. Es de las pocas verduras que pierden muy poco valor cocinada. Incluso algunos de sus componentes alimenticios son más digeribles para nuestro cuerpo que cuando las ingerimos crudas.

Para la elaboración de nuestro postre necesitaremos:

  • 250 g de zanahorias crudas (ya peladas y ralladas).
  • 200 g de harina.
  • 7 g de levadura en polvo o polvo de hornear
  • 125 ml de aceite de girasol
  • 4 huevos.
  • 200 g de azúcar.

Con todos estos ingredientes preparados, ya podemos empezar:

  1. Trituramos las zanahorias junto con el aceite
  2. Echamos los huevos en un bol y los batimos con el azúcar, añadiendo luego la pasta de zanahoria que habíamos preparado con anterioridad. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos con cuidado.
  3. Engrasamos con aceite o mantequilla en un mole de 24 cm y echamos la masa. Hornear a 185ºC unos 30 minutos o hasta que veamos que al pinchar con un palillo o la punta de cuchillo el centro del bizcocho de zanahoria éste sale limpio.

Luego…¡a disfrutar de un delicioso postre lleno de elementos saludables!