Los premios Bafta, cuya gala de entrega ha sido retrasada al 2 de Febrero de este año (cuando estaba programada para el 7 de Enero) no van a estar exentos de polémica. De hecho ya lo están, y mucho, una vez que se han conocido las nominaciones que, sorprendentemente, no han incluido en ninguno de sus apartados ni artistas ni producciones que no sean blancos.

No creemos en las cuotas por obligación, pero estamos, como una gran parte del mundo del cine y la sociedad, asombrados e indignados por el hecho de que  hayan sido dejados fuera  tantos artistas que han destacado en el mundo cinematográfico durante el pasado año.

Resulta incomprensible, en el apartado de actores, que no estén nominados  Eddie Murphy por My name is Dolomite, Jennifer López, por Hustlers, la reciente ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz de comedia y musicales, la actriz de origen chino, Awkwafina o Lupita Nyongo, quien podría haber sido nominada por su papel en la película US.

¿Qué le ha pasado a la Academia Británica para, no solo no nominar a ninguno de ellos, sino tampoco a cintas como Blue Story, Harrriet o la surcoreana Parasite,gran triunfadora en los Globos de Oro? Queremos pensar que el olvido no es intencionado y no hay, por parte de la Academia Británica de Cine y Televisión, ninguna fobia a la diversidad y solo se trata de un tremendo error. Un error clamoroso, eso sí, que enmienda la plana a los galardonados con los Globos de Oro y que seguramente, esperemos que así sea, será corregido por los Oscars. Hoy, el cine y la televisión son plurales, universales y hay grandísimos intérpretes y realizadores en los cinco continentes. No solo en China e India, cuya producción de películas y series son cualitativa y cuantitativamente de las primeras internacionalmente, sino también en África, cuyos artistas fuera y detrás de la cámara han sido premiados en todos los grandes festivales de cine durante los últimos años. Y no digamos aquellos actores, actrices y directores hispano americanos, canadienses y estadounidenses que triunfan sin distinción de origen ni raza.

El mundo de la imagen es, precisamente, uno de los más sinérgicos y diversos y la Humanidad avanza solidariamente con ellos. Ojalá el absurdo golpe sufrido por la diversidad en las nominaciones de los premios Bafta sea solamente un accidente dentro de la trayectoria del cine y la televisión mundiales.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE