Tener unas piernas bonitas, firmes y bien formadas, no tiene por qué ser un sueño imposible de alcanzar.

El ejercitarlas no solo ayudará a mejorar su apariencia, sino que fortalecerá los músculos para mejorar el rendimiento físico y prevenir a futuro el deterioro de los huesos y las articulaciones.

En la actualidad existen muchas alternativas para acabar con la excusa de no tener tiempo para entrenar; por ejemplo, se pueden crear sencillas rutinas de ejercicios caseros que, sin necesidad de hacerlos por largas horas, dan excelentes resultados.

Y es que aunque existen cientos de productos de uso tópico con efecto tonificante, hasta ahora nada ha demostrado ser tan efectivo como la práctica diaria de trabajo muscular.

 Piernas en forma

 Entrenar las piernas de forma específica no solo es una cuestión de proporcionalidad con el resto del cuerpo, que lo es (no vamos a ponernos a tope con los brazos o el core y vamos a pasar de las piernas), sino que además es súper importante por varias razones. Por un lado, mientras trabajas piernas también fortaleces el corazón y estarás realizando un buen ejercicio de cardio que te ayudará a quemar grasas. Pero, además, estarás fortaleciendo el soporte de tu cuerpo lo que suele traducirse en menos dolores lumbares.

Para trabajarlas correctamente, los especialistas recomiendan realizar una actividad aeróbica (correr, ir en bicicleta, nadar, patinar, etc) un mínimo de 3 veces a la semana durante 30-45 minutos para eliminar la grasa y controlar el peso. Pero, además, realizar un entrenamiento focalizado en los músculos de las piernas te ayudará a tenerlas súper tonificadas y bonitas.

 Ejercicios de piernas para todas.

 Pero si no sabes por dónde empezar, prueba con estas propuestas de los especialistas que puedes comenzar hacer incluso si no estás habituada a hacer mucho deporte.

 Puntillas

Ponte de puntillas y baja sin llegar a tocar con el talón al suelo. Haz 3 series de 15 repeticiones

 Elevación de pierna

Eleva una pierna con la otra totalmente estirada hasta crear un ángulo de 90º y bájala sin tocar el suelo. Haz 3 series de 15 repeticiones con cada piernas.

 Sentadillas en pared

Apoya la espalda totalmente recta en una pared con las piernas abiertas al nivel de los hombros y separadas de la pared medio metro, flexionar piernas a 90º y volver a subir. Realizar 3 series de 15 repeticiones.

 Step

Sube y baja un escalón de forma continuada.

 

Una vez que te hayas acostumbrado y realices estas series sin problemas, puedes aumentarlas de forma progresiva o añadir pesos en los tobillos. No hay excusas, amiga, puedes hacerlos incluso en tu casa.