Tras Nueva York y Londres, ahora le toca el turno a Milán. La Semana de la Moda de Milán es otra de las más esperadas dentro del calendario de la moda y en ella siempre confluyen la elegancia italiana con las últimas tendencias. Gucci, Prada, Versace, Ferragamo, Max Mara o Armani, quien presentó su desfile a puerta cerrada por la alerta del coronavirus, se han dado cita en la capital italiana de la moda. Te presentamos los mejores desfiles visto en Milán.

Gucci. Para esta colección otoño/invierno 2020-2021, Alessandro Michele nos ha deleitado con un desfile absolutamente fabuloso, ambientado un backstage iluminado con luces neón a modo de escaparate. Un show increíble en el que el director creativo ha querido rendir homenaje a los desfiles de moda con #GucciTheRitual, inspirado en el cine de Federico Fellini y acompañado por la sinfonía del Bolero de Ravel. Looks cargados de estilo y elegancia, siempre con ese toque barroco que le caracteriza. Fiel a su estilo recargado y lleno de color, la marca nos propone combinaciones arriesgadas y llamativas, mezcla de tejidos y diferentes colores. Estampado tartán con encajes, vestidos de terciopelo adornados con cuellos exagerados al igual que en las camisas, blusas de satén con pantalones de pana extra grandes, jeans rotos con chaquetas bordadas y looks de chaquetas de cuadros con vestidos de flores.

Alberta Ferretti presentó una colección en tonos oscuros, junto con una magistral contraposición de colores vibrantes entremezclados. Una oda al negro que se ha impuesto tanto en tejidos de cuero y blazers como en diseños de noche en organza y tul. Por otro lado, los tonos malva, rojo y rosa, se han adueñado de blusas y vestidos con volantes y dramáticos plisados. Como novedad, la diseñadora apuesta por nuevas siluetas muy ochenteras, como trajes sastre con chaquetas cortas y pantalones slouchy, acompañados de pañuelos para decorar el cuello de los modelos. Para cerrar el desfile, la diseñadora ofreció unas propuestas llenas de pedrería, monos con brillos, flecos por doquier y vestidos oscuros plagados de volantes hasta el suelo.

Por su parte Lucie y Luke Meier, directores creativos de Jill Sander apuestan por el predominio minimalista, lanzando un mensaje claro sobre la pasarela y es que menos es más y los detalles sutiles marcan la diferencia. Los colores neutros, las prendas de puntoy los accesorios integrados fueron sus señas de identidad muy afines a los gustos de la casa italiana.

Moncler presentó una colección en la que nuevamente extrapoló la ropa exterior de esquí a la pasarela, con la ya conocida iniciativa Genius. El desfile estuvo ambientado en un almacén en el que se agolpaban multitud de personas, entre luces estroboscópicas y música pulsante. La colección más esperada fue la de Jonathan Anderson, el nuevo recluta de Moncler Genius, que destacó por sus pantalones cortos plisados para hombres y mujeres, sombreros flexibles y bufandas de gran tamaño, todos hechos en material de plumas.

Max Mara. La colección otoño/invierno 2020 del director creativo, Ian Griffiths, destacó por su sobriedad, simplicidad y minimalismo acentuada por siluetas limpias y líneas puras. Chaquetas sastres y abrigos en los que predominaron colores como el gris y el camel y también combinados con estampados de rayas. Como novedad, los abrigos confeccionados en pelo o las parcas en clave oversizecon capucha y como propuesta para estilismos de noche, se aprecian tejidos en terciopelo, las transparencias y las mangas abullonadas en blazers que funcionan de vestido como tendencias estrellas.

Totalmente opuesto fue el desfile de Moschino. En esta ocasión, Jemery Scott se ha inspirado en Maria Antonieta y su modista, Rose Bertin, como influencers actuales que marcaron la moda cortesana.Scott convirtió la pasarela en un divertido escenario en el que recreó una interpretación de la opulencia del pasado y del presente con piezas teatrales, coloridas, en tonos pastel con flores y el icónico logo.

Versace. Por primera vez, Donatella Versace presentó su colección de mujer y hombre conjuntamente en una demostración de hiper feminidad y masculinidad. Hombros y caderas exageradamente marcados en tonos oscuros combinaban con los estampados florales y de cebra. También vimos faldas skater y lápiz, vestidos de rejilla o malla con mucho brillo, accesorios de gran tamaño, mucho cuero y tartán y gafas retro, todo ello con el logotipo de Versace o su hardware dorado distintivo.

EtroEl estilo bohemio fue la esencia de la colección otoño 2020 de Kean Etro quien presentó una paleta de colores tierra, además de estampados que lo enaltecieron. Los paliacates, cinturones y botas fueron los accesorios estrella para lograr un look boho chic.El diseñador definió los looks de esta colección como haute bohemian, un equilibro entre la elegancia y la inspiración en los diseños así como texturas clásicas, con la irreverencia del look bohemio, el cual siempre será una tendencia atemporal.

Prada,que recientemente ha anunciado el nombramiento del diseñador belga Raf Simmons, como co-director creativo de la firma, dió a conocer su colección «Surreal Glamour», una meditación sobre la feminidad. Una colección que celebra a la mujer en todo su esplendor con un estilo moderno y muy actual. Miucca Prada presentó un show en el que vimos varias piezas que, sin lugar a dudas, se convertirán en tendencias la próxima temporada: Faldas lápiz, blazers acolchadas y XXL combinados a la perfección con jeans y botas manteniendo su espíritu sostenible, chalecos oversize y vestidos translúcidos con un look sporty que se combina con mallas y crop tops. Como pieza fetiche, se presentaron los nuevos pumps con pulsera de flecos y, como un must-have los microbolsos en collares largos, que vienen a imponerse tras la tendencia de las fanny packs.

Ferragamo apostó por una estética muy clásica y elegante en la que destacaron los colores neutros en trajes sastres, chalecos, vestidos y faldas; y una propuesta festiva inspirada en los años 30 en la que los flecos fueron los protagonistas.

Philosophy propuso una colección con mini vestidos y botas altas, plumas que combinaban con vaporosos vestidos de inspiración bohoy trajes en satén reflejo de los años 70, así como también muchos flecos.

Por su lado, la directora creativa de Fendi, Silvia Venturini presentó una colección muy femenina en la que el encaje, el cuero y el volumen fueron las estrellas con una paleta cromática de grises, nude y mucho negro.

La Semana de Moda de Milán cierra con una extraordinaria lección de maestría y elegancia a la altura de las siempre grandes expectativasque genera su celebración.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE