No cabe duda de que 2020 es el momento de Tyler Perry. A principios de año Perry hizo historia al convertirse en el primer afroamericano en ser propietario de uno de los mayores estudios cinematográficos de Atlanta, Tyler Perry Studios y hace unos días batía récords al incorporarse a la lista de las celebridades más ricas del mundo, según la revista Forbes, junto a figuras como Kylie Jenner, Kanye West, Leo Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar o Lebron James.

Hoy vamos a conocer un poco más de este hombre que se ha forjado un camino de gran éxito en la industria del entretenimiento y que se ha convertido en toda una inspiración para la comunidad negra.

Tyler Perry (cuyo nombre original es Emmitt Perry) nació el 13 de septiembre de 1969 en Nueva Orleans (Luisiana). Desgraciadamente tuvo una infancia difícil al haber sido víctima de abusos sexuales por parte de su padre y por otros cuatro adultos mas diferentes. A los 16 años, tratando de escapar de aquella situación terrible intentó suicidarse y, posteriormente, cambió su nombre por el de Tyler para romper con el pasado.

Perry abandonó la escuela secundaria, pero finalmente obtuvo su titulación. Tratando de encontrar su camino profesionalmente, tuvo una serie de trabajos insatisfactorios antes de descubrir su verdadera pasión.

Al ver un episodio del programa de entrevistas de Oprah Winfrey, Perry se inspiró en un comentario del programa sobre cómo escribir sobre experiencias difíciles podría conducir a avances personales. Comenzó a escribir una serie de cartas para sí mismo, que se convirtieron en la base del musical “I Know I’ve Been Changed”. Si bien el show abordó temas tan difíciles como el abuso infantil, también tocó el perdón, un tema que ha seguido siendo central en muchas de sus obras y refleja su profunda conexión con su fe cristiana. Sin embargo, el estreno de la obra que dirigió, produjo y protagonizó no tuvo el éxito que esperaba.

Decepcionado pero decidido, Perry continuó haciendo trabajos ocasionales mientras reelaboraba su ansiado show. Estando en la quiebra, Perry estuvo viviendo en su auto por un tiempo.

En 1998  intentó, una vez más, conquistar al público del teatro. Alquiló House of Blues en Atlanta para otra nueva producción de “I Know I’ve Been Changed” y esta vez tuvo mejor acogida y después de tantos años de arduo trabajo, finalmente, se ganó el reconocimiento de la crítica y obtuvo el deseado éxito comercial.

Perry continuó creando nuevas producciones teatrales, viajando con ellas en el llamado «Circuito de Chitlin» (ahora también conocido como el «circuito de teatro urbano») y consiguiendo un gran número de seguidores entre la audiencia afroamericana. En 2005, Forbes informó que había vendido «más de $ 100 millones en tickets, $ 30 millones en videos de sus programas y un estimado de $ 20 millones en merchandising», y que  «a los 300 shows en vivo que produce cada año asisten un promedio de 35,000 personas a la semana«.

Perry recaudó un presupuesto de 5,5 millones de dólares en parte de la venta de entradas de sus producciones teatrales para financiar su primera película, “Diary of a Mad Black Woman”, que llegó a recaudar 50,6 millones de dólares a nivel nacional, y que obtuvo un índice de aprobación del 16%. en el sitio web de reseñas de películas Rotten Tomatoes. Asimismo, debutó como director en su siguiente película, una adaptación de “Madea Family Reunion” donde da vida a su personaje más famoso, Madea, una abuela con armas de fuego y lengua afilada que ha logrado cautivar a toda su audiencia y ha dirigido todas sus películas posteriores, llegando a recaudar 65 millones de dólares.

A partir de ahí, Perry no ha dejado de escribir, dirigir, producir y protagonizar películas tales como “Daddy’s Little Girls”, “Meet the Browns”,“Madea Goes to Jail”, “Star Trek”, “Precious”, “The Single Moms Club”, “Gone Girl”, “Vice” o “A Fall from Grace”, entre otras muchas, y ha trabajado con actores y actrices de la talla de Gabrielle Union, Angela Basset, Jeniffer Hudson, Idris Elba, Thandie Newton, Taraji P. Henson, Ben Affleck, Christian Bale, Whoopie Goldberg, Tiffany Haddish o Angelina Jolie.

El éxito de Perry radica en:

1) haber perfeccionado un producto que muchos vieron como poco rentable y

2)  controlarlo todo con su propia financiación.

Es cierto que muchas de sus películas, sobre todo las de “Madea”, pueden pecar de hacer una caricatura simplista de la cultura negra y la comedia cruda con personajes estereotipados y a veces groseros y bufones, pero al mismo tiempo también cuenta con otras en las que muestra una representación de la mujer negra fuerte e independiente centrada en su identidad femenina, que son aplaudidas por su público más objetivo, las mujeres. Haciendo una comparativa, su trabajo resulta más beneficioso que perjudicial para la identidad o experiencia racial de los espectadores.

Perry siempre ha abogado por la autosostenibilidad del espíritu empresarial negro y ha luchado arduamente contra la difícil situación a la que se enfrentan los muchos empresarios negros que están excluidos de la industria por la falta de financiación de los inversores, proporcionando una importante plataforma para aquellos actores y actrices, creadores y audiencia negra, lo que ha conseguido con la apertura de Tyler Perry Studios,  que según ha manifestado en varias ocasiones, es un punto de inflexión para que los empresarios y los líderes de medios influyentes negros trabajen conjuntamente.

El artista, de 50 años, posee la totalidad de los derechos de su producción creativa, incluidos más de 1200 episodios de televisión, 22 largometrajes y al menos dos docenas de obras de teatro, así como un estudio de 330 acres en el límite de los límites del sur de Atlanta. Usó ese control para firmar un exclusivo acuerdo con Oprah Winfrey Network  a fin de trabajar en una serie de proyectos televisivos y otro acuerdo con ViacomCBS que le paga $ 150 millones al año por contenidos nuevos y le otorga una participación accionaria en BET +, el servicio de transmisión que debutó en septiembre pasado.

Oprah Winfrey at Tyler Perry Studio Grand Opening in ATL

Forbes estima que Perry ha ganado más de $ 1.4 mil millones en ingresos libres de impuestos desde 2005, que usó para comprar diferentes propiedades en Atlanta, Nueva York, Los Ángeles, Jackson Hole, Wyoming, así como dos aviones. Hoy, se estima su patrimonio neto en $ 1billon, con un camino claro para ser miembro futuro de The Forbes 400.

Además, haciendo gala de su espíritu emprendedor, Tyler Perry busca alcanzar el mismo éxito que Disney y Universal y planea construir restaurantes, tiendas, un complejo de entretenimiento con un teatro y una experiencia similar a un parque temático. A lo que se suman también su compromiso social al planear la construcción de viviendas para mujeres víctimas de trata y jóvenes LGBTQ y una academia para enseñar a los niños los beneficios de la educación financiera.

Escritor, director, productor y actor de películas, series y teatro, Tyler Perry se ha sumado a la lista de empresario negros que han cambiado y están cambiando la forma de hacer negocios.

No es fácil triunfar y conseguir, no solo visibilidad sino competir al máximo nivel con lo que ha sido siempre el stablishment blanco en la industria audiovisual. Tyler Perry no solo lo ha conseguido sino que está muy por encima de empresarios y figuras tradicionales en la industria. Su tesón, esfuerzo y el hecho de haber tenido que superar dificultades y condiciones personales muy duras lo convierten en un ejemplo para todas las generaciones.