Dicen que toda crisis es siempre una oportunidad. Nadie puede negar que estamos en esa crisis, una palabra que en griego significaba cambio, mejor dicho, actitud para el cambio. Parece como si el covid19 estuviera haciendo temblar las estructuras del planeta. Dándonos un aviso de que nada es fácil. No lo ha sido en la historia de la Humanidad, que desde el primer “homo sapiens” ha tenido que evolucionar, primero, para adaptarse a la naturaleza y casi siempre para intentar vencerla. Siempre ha habido epidemias, enfermedades, guerras, sucesos inesperados… pero el hombre moderno, no en todas partes del mundo, pero sí en occidente, parecía haberse acostumbrado a una mejora continua de sus condiciones de vida, a una existencia cómoda, con parámetros seguros. Pero la realidad es que siempre hemos vivido en la incertidumbre, esa ha sido la constante de la evolución: hacer frente a lo inesperado, hacer frente a sucesos naturales y a decisiones humanas que creaban problemas y había que solucionar. La idea de que el invierno era para trabajar y el verano para descansar y tomar vacaciones es una idea occidental y muy reciente. Así que quizás sea el momento de empezar a pensar que nuestro camino es un todo y que en el futuro, habrá que armonizar y ver las cosas de modo diferente.

Este verano vamos a hacerte unas recomendaciones que a todos nos van a venir bien, independientemente de edades y de situaciones.

1.-  Examina el marco de tus sueños. Think big… pero analiza lo que es posible y para lo que estás más preparado y predispueto. No detengas tus sueños ni escatimes esfuerzos. Pero hazlo en la dirección adecuada. Trata de que tus actividades sean positivas y ayuden a tener una vida mejor para todos. Más solidaria y más ecológica, por ejemplo.

2.- Piensa que no estás solo. Sin los otros no somos nada. Otros siembran y recolectan, hacen el pan, limpian las calles, cuidan nuestra salud y nuestro ocio. Trata de colaborar para que nadie se quede atrás. Hazlo en la medida de tus posibilidades.

3.-  La familia es una institución natural. Y siempre está ahí. Dedíca un poco más de tiempo a sus cosas. Sobre todo, si eres joven, regala un poco de tiempo a los mayores.

4.- Diviértete sin poner en peligro la salud de los demás. Esto es ahora importante, hasta que se consiga vencer al “bichito”.

5.- Mens sana in corpore sano, decía un proverbio latino. Si cuidas un poco tu alimentación y tu cuerpo tu mente estará más en forma y te encontrarás más fuerte y resistente para afrontar cualquier situación.

6.- Aprovecha el ocio para aprender. Hay muchas cosas que nos pueden ayudar a mejorar, una de ellas son los idiomas. Aprovecha la tecnología y el relativo aislamiento para aprender bien otro idioma.

  1. No te detengas. No te encierres. Viaja. Y hazlo a lugares bellos y desconocidos. Si pueden ser en nuestro propio país, ahora es una buena oportunidad. Y mira también en internet información sobre lugares que no conozcas: textos, fotos, videos… Los hay maravillosos.

8.- Trata, poco a poco, de hacer lo que te gusta. Para intentar que ocio y trabajo no sean tan diferentes. Sería maravilloso que pudieras trabajar en el futuro en aquello que te gusta. Rendirás más…. Y serás más feliz.

Así que aprovecha el verano no solo para descansar, sino también para ser mejor, tener más amplias perspectivas y hacer lo posible para que el planeta sea un lugar mejor para todos.