Las hamburguesas pertenecen a la categoría de platos que crean un cúmulo de sentimientos encontrados en los que el delicioso sabor de la carne y las patatas fritas entran en conflicto con las innumerables desventajas del fast-food o la comida ultra procesada. Sin embargo, nadie dijo que el relleno de este bocata americano debiese tener origen vacuno. La cocina, cuál estudio artístico, incita a la creatividad. Por lo que os proponemos una receta del libro Keep it Vegan escrito por Áine Carlin. El relleno a base de champiñones portobello y distintos condimentos harán de este plato una opción abierta a aquellas personas con conciencia animal, que apuestan por recetas libres de calorías para cuidar la línea, o simplemente, innovar: Hamburguesa de setas Portobello rellenas y un toque de mostaza Dijon, para cuatro personas.

Necesitaremos:

Para el Ketchup

  • 4 tomates
  • Media cucharadita de pimienta molida
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 1 cucharada de aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida

Para el acompañamiento

  • 4 patatas grandes
  • 2 cucharaditas de mostaza Dijon
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1 ramita de romero picada

Para la hamburguesa de setas

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 30g de mantequilla o margarina vegana
  • 4 champiñones portobello
  • Media cebolla, cortada en dados
  • 1 diente de ajo picado
  • Ramita de tomillo picada
  • 100g de pan rallado
  • 30g de mantequilla o margarina vegana
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 25g de piñones tostados
  • 15g de perejil fresco picado
  • 4 panecillos de chapata, cortados por la mitad
  • Hojas de rúcula, para decorar

Una vez tenemos los ingredientes:

1.Precalentar el horno a 200ºC

2. Colocar los tomates sobre una hoja de papel vegetal. Espolvorear con una cucharadita de sal y pimienta, el vinagre, el azúcar moreno y el aceite. Asar durante una hora. Retirar del horno y dejar enfriar antes de pasarlas por un colador. Sazonar y meter en la nevera hasta que se necesite (el ketchup se conservará durante dos días.)

3. Cortar las patatas en rodajas gruesas y colocarlas en una fuente. Batir la mostaza de Dijon, aceite, vinagre, el romero, una cucharadita de sal y un poco de pimienta negra recién molida. Verter la mezcla sobre los trozos y moverlos para que se cubran por completo. Asar durante una hora, agitando el molde de vez en cuando para que no se peguen los trozos. Sazonar de nuevo cuando se saquen del horno.

4. Para el relleno de las hamburguesas, calentar el aceite y la mantequilla/margarina vegana en una sartén mediana antiadherente y añadir la cebolla. Sazonar y saltear suavemente hasta que empiece a ablandarse. Retirar los tallos de los champiñones, picarlos finamente y añadirlos a la sartén. Rehogar la cebolla y los tallos de los champiñones durante uno o dos minutos antes de añadir el ajo y el tomillo. Sazonar generosamente y cocinar durante unos minutos más.

5. Añadir el pan rallado a la sartén junto con la mantequilla/margarina vegana y el vinagre de vino tinto. Dejar que el pan rallado se dore durante unos minutos antes de añadir los piñones tostados y el perejil fresco picado.

6. Engrasar ligeramente la bandeja de horno. Untar los champiñones con aceite y salpimentar por fuera. Reparte la mezcla de pan rallado entre ellos y apriétala bien con el dorso de una cuchara o con los dedos. Colóquelos en la bandeja de horno y métalos en el horno durante los últimos 30 minutos de su cocción.

7. Untar cada panecillo con un poco de ketchup y servir los champiñones en ellos con un puñado de hojas de rúcula y las patatas al lado.

 

Por último, solo queda degustar una hamburguesa con un toque original.