Son la imagen de la elegancia, la sofisticación y el buen gusto, no solamente por el glamour que desprenden, sino también por el empoderamiento que representan.

En la actualidad, las mujeres están rompiendo los ideales asociados a los cánones sociales, convirtiéndose en una pieza clave en el mundo empresarial y de los negocios. Esta realidad se hace aún más patente dentro del continente africano, donde las mujeres están desafiando a las normas tradicionales y ostentando posiciones de poder. Una generación de mujeres altamente cualificadas, cuya participación en la realidad económica del continente está siendo primordial y cuyas carreras de éxito al frente de sus empresas están siendo la mejor respuesta a los desafíos a los que se enfrenta África en plena era de la economía digital y la sostenibilidad climática.

Uno de los ejemplos de esta no siempre sencilla fórmula es la angoleña Isabel dos Santos, una de las mujeres más ricas e influyentes de África. Nacida en 1973 en Baku (Azerbaiyán), es hija del que fuera presidente de Angola hasta 2017, José Eduardo dos Santos y una de las mayores inversoras del país. Está considerada como una de las mujeres más ricas del país y según Forbes, su patrimonio alcanza los 3.400 millones de dólares, lo que la convierte en la primera mujer multimillonaria de África. Isabel dos Santos controla el 25% de las acciones de Unitel, la principal compañía de telecomunicaciones del país angoleño y el 42% del banco BIC. Asimismo, posee el 6% de petrolera lusa Galp Energia y casi el 20% de acciones del banco BPI, el cuarto banco de Portugal, además de otras importantes inversiones internacionales.

Quien también se encuentra en esta lista de poderosasprincesas africanasdesde hace años es Folorunsho Alakija. A sus 68 años, esta mujer de negocios nigeriana es una de las mujeres más ricas de África, con un valor neto de 2.100 millones de euros. Vicepresidenta de Famfa Oil Limited, una de las mayores empresas de exploración petrolera que cuenta con socios como Chevron y Petrobras y, además, vicepresidenta de Digital Reality Print Limited, la única compañía femenina en la industria de la impresión en Nigeria y Dayspring Property Development Company Limited, una compañía de bienes raíces con negocios en diferentes partes del mundo.

Precursora de una nueva forma de liderar en el continente es la sudafricana Cheryl Carolus, fundadora de PETONA Compañía, empresa de inversiones a nivel global Igual que Carolus, la empresaria nigeriana Hajia Bola Shagaya ha logrado hacerse un hueco en el mundo de los negocios y a día de hoy amasa un patrimonio valorado en 630 millones de dólares.

Otra indiscutible referente es Ibukunolowa Abiodun, la primera mujer más joven en ostentar el cargo de Presidenta en el First Bank de Nigeria y además ha sido premiada en 2019 por la revista NewAfrican. como una de las africanas más influyentes por la revista NewAfricans. Continuando con el mundo financiero, tenemos Minoush Abdel-Meguid, de origen egipcio directora general y cofundadora de Unión Capital Partners, dedicada a proveer fondos de capital privado.

Ellas han inspirado a toda una nueva generación de mujeres decididas a romper con el status quoestablecido, Figuras como Rachel Sibande, (Malawi) fundadora de mHubb and Earth Energy, Arlene Mulder, (sudafricana) cofundadora de WethinkCode, Dineo Lioma, (sudafricana), cofundadora de CapeBiotecnologies and Deep Medical Therapeutics o Miishe Addy (Ghanesa), cofundadora y CEO de Jetstream Africa, han continuado rompiendo el techo de cristal.

Mujeres inspiradoras, activas, perseverantes, líderes, de distintos sectores de sus negocios. Algunas continúan sagas, otras, por el contrario, han levantado auténticos imperios desde cero, pero todas han sabido demostrar que la profesionalidad, el liderazgo y la ambición no es incompatible con la feminidad y la elegancia.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE