Venecia es una ciudad única. Una ciudad llena de arte e historia, con acontecimientos tan famosos como su conocido Carnaval. En este artículo vamos a recorrer ese acontecimiento, junto a su pasado y su presente, sin olvidar los grandes retos a los que se enfrenta la tradición pagana y la ciudad.

La popular ciudad italiana ha jugado un lugar muy importante a lo largo de los siglos tanto a nivel económico y político, como a nivel cultural. Su situación geográfica privilegiada la convirtió en centro del comercio mediterráneo, vínculo con el lejano Oriente y su ruta de la seda, y en una de las ciudades-estado más poderosas de  Europa.

Numerosos documentos históricos apuntan a que fue en Venecia donde el carnaval surgió de manera oficial, en el siglo XVI y en una versión muy próxima a la que existe actualmente. Venecia es uno de los pocos lugares en los que esta fiesta conservó mejor su carácter civil, sin ser  sustituido por la tradición religiosa.

En la actualidad, el principal atractivo del Carnaval de Venecia es que conserva casi intacta la estética barroca, lujosa y sobrecargada del siglo XVII. Las máscaras, decoradas con hermosos motivos y plumas o las elegantes vestimentas de época cubren calles y canales cuando llega la época del gran evento.

En la actualidad más de 50.000 visitantes acuden a Venecia a disfrutar de su Carnaval y su exótico desarrollo, pero…esta barroca capital italiana se enfrenta a graves y serios problemas de inundaciones, que afectan directamente a su patrimonio arquitectónico y cultural. Desde el gobierno italiano están desarrollando un proyecto denominado MOSE (módulo experimental electromecánico), en el cual todos tienen volcadas sus esperanzas para salvar la ciudad de las mareas y el progresivo hundimiento.

La frecuencia e irrupción virulenta de las mareas altas se repite de forma continuada, debido al cambio climático. Como dato: en menos de 400 días se han producido dos episodios de grandes mareas, mientras que  solo han ocurrido cuatro episodios parecidos que se hayan podido verificar, a lo largo de 1.200 años.

Hoy la población de Venecia se ha reducido en torno al 70% desde los años 50: actualmente solo residen en ella 53.000 personas, aunque son muchos más los turistas de paso.

Es el tiempo de actuar, de proteger Venecia y su centenaria tradición y arquitectura. Esperemos que se den soluciones y no se coloquen detrás de una máscara.

SUSCRIBETE A MEIK MAGAZINE