Actualmente hay muchas modelos, y muy buenas, nadie lo puede negar: Joan Smalls, las hermanas Gigi y Bella, Kendall Jenner, Ugbad Abdi, Anok Yai, Fei fei Sun, Cara Delevigne o Lin Wen, entre otras muchas. Pero la generación de modelos de finales de los 80 y los 90 son otra historia. Los años 90 fueron una época dorada para el fenómeno de las ‘top models’, con figuras excepcionales como fueron Linda Evangelista, Naomi Campbell, Carla Bruni, Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Amber Valleta, Stephanie Seymour, Elle Macpherson, Helena Christensen o Kate Moss. Modelos que marcaron la diferencia.

Hoy recordamos a Christy Turlington. la mítica supermodelo y gran activista en defensa de la maternidad y la mejora de sus condiciones en el mundo. Nacida el 2 de enero de 1969 enWalnut Creek (California), Christy Turlington se crió en Danville, cerca de Oakland. Mientras montaba a caballo en Miami, Turlington fue descubierta y fotografiada por el fotógrafo Dennie Cody, el cual envió sus fotos a una agencia de modelos local que acordó representarla. Comenzó a modelar a los 14 años y,  dos años después, firmó con una de las más prestigiosas y grandes agencias del mundo, Ford Models.

@getty images

Con 18 años, se trasladó a Nueva York para avanzar en su carrera profesional. Y, a partir de entonces, todo fueron éxitos. Apareció en el video musical de la banda inglesa de pop-rock Duran Duran, «Notorious» (1986) y en la portada de la edición alemana de la revista líder en el mundo de la moda Vogue, en enero de 1987, obteniendo inmediatamente reconocimiento internacional.

Con tan solo 20 años, Turlington firmó un contrato récord de siete cifras como la nueva cara de Calvin Klein (1989–2007), un contrato que marcó un punto fundamental en su trayectoria. Además, en 1990, apareció en la portada de la edición británica de Vogue y fue elegida, junto con Naomi Campbell, Cindy Crawford, Linda Evangelista y Tatjana Patitz, para protagonizar el mítico videoclip de George Michael, Freedom 90, un video musical icónico que unió el mundo de la moda y el entretenimiento, lo que llamó la atención de diseñadores como Gianni Versace para lanzarla en las pasarelas. Versace contó con Turlington, Campbell, Crawford y Evangelista para caminar por la pasarela simultáneamente al son de la mencionada canción en su show de alta costura, y ello provocó durante ese desfile una gran ovación por parte de la audiencia. Fue a partir de ese momento cuando muchos profesionales de la industria consideraron que había nacido el término Top Model.

Continuando con su carrera, Turlington firmó un contrato como la nueva imagen de Maybelline en 1992. Al año siguiente, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York la bautizó como la «Cara del siglo XX», creando una línea de maniquíes a su semejanza.

@getty images/Peter Lindberg

A medida que el fenómeno de las supermodelos comenzó a cobrar importancia, Turlington se puso a la vanguardia de un pequeño grupo de modelos, conocidos en la industria como «las superestrellas», que se convirtieron en celebridades mundiales, imponiendo cada vez más su estilo e imagen en la alta costura y los medios globales. El cantante estadounidense RuPaul puso en órbita, en 1993, la exitosa canción titulada «Supermodelo», que mencionaba a las mejores modelos del año, incluidas Turlington, Campbell, Crawford, Evangelista, Claudia Schiffer y Niki Taylor. Además, Turlington, Campbell y Evangelista fueron contratadas regularmente como trío para algunas campañas y promociones y pronto fueron conocidas por derecho propio como «la santísima trinidad».

La carrera de Turlington fue imparable. En 1995 se asoció con Campbell, Elle Macpherson y Schiffer para promover la muy publicitada cadena de restaurantes Fashion Café. También apareció en los documentales de moda Unzipped (1995),  de Douglas Keeve y Catwalk (1996) y de Robert Leacock.

La década de 1990 marcó el final de la era de las supermodelos. Turlington obtuvo una doble licenciatura en filosofía oriental y religión comparada por la Universidad de Nueva York (1999), fundó su propia compañía, Turly Inc. y lanzó una serie de productos y servicios que incluían ropa inspirada en el yoga y spas de día. Es autora de Turlington Living Yoga (2002) creando una práctica de vida. En el año 2003 se casó con el actor, director y productor de Hollywood Ed Burns. Más tarde, en 2009,  Turlington apareció en la exposición del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York «The Model as Muse: Embodying Fashion» que exhibió a las modelos que personificaron la moda durante el siglo XX.

Además de su exitosa carrera de modelo, Christy Turlington es una ferviente activista. En 2010 lanzó Turly Pictures, LLC, y fundó Every Mother Counts, una organización dedicada a mejorar la salud y reducir la mortalidad materna y, en ese mismo año, debutó como realizadora con el documental de salud materna No Woman, No Cry. También, en 2014, dirigió el cortometraje Every Mile, Every Mother. En 2015, participó en la recogida de firmas para la Campaña ONE y escribío una carta dirigida a Angela Merkel y Nkosazana Dlamini-Zuma, para que se centraran en las prioridades de las mujeres.

En 2019, Turlington reapareció en las pasarelas de la mano de Marc Jacobs para cerrar su presentacion de otoño-invierno 2019, junto con Gigi Hadid, Karlie Kloss y Kaia Gerber y, además, fue una de las quince mujeres seleccionadas para aparecer en la portada de la edición de septiembre de 2019 de British Vogue, por la editora invitada Meghan Markle, entonces duquesa de Sussex.

Christy Turlington no solo fue una de las más importantes modelos del siglo XX, sino que hizo que el mundo de la moda fuera considerado como un sector importante en la sociedad, también desde el punto de vista artístico. Y no se limitó a él. Demostró y aún demuestra que la estética tiene que venir siempre acompañada de una ética. Y que una industria que da trabajo a cientos de miles de personas no es algo superfluo sino que contribuye de forma importante a la mejora de la vida y progreso de la sociedad.